Prostitutas burela niñas rameras

Rebels, ni putes ni submises Lienas, Gemma 2 versiones Obra. Plan foral para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y políticas de género Vizcaya 2 versiones Obra. Pla integral per la igualtat d'oportunitats, Barcelona Provincia 2 versiones Obra.

Picking up the pieces 2 versiones Obra. NOW 2 versiones Obra. Mulierum graecarum quae oratione prosa usa sunt fragmenta et elogia Wolf, Johann Christian 2 versiones Obra. Mujeres españolas Madariaga, Salvador de 2 versiones Obra. Mujer liberada, hombre cabreado Rahola, Pilar 2 versiones Obra. Naciones Unidas 2 versiones Obra. Medieval women Power, Eileen 2 versiones Obra. Mary and misogyny Boxer, C.

Mariée de force Leila 2 versiones Obra. Maria Wollstonecraft, Mary 2 versiones Obra. Manual network gender 2 versiones Obra.

Maltrato, un permiso milenario Kipen, Ana 2 versiones Obra. Le rôle de la persane dans l'Iran traditionel Mazahéri, Aly 2 versiones Obra. Le monde des femmes Touraine, Alain 2 versiones Obra. La violencia doméstica Alberdi, Inés 2 versiones Obra. La violencia de género explicada a mi hijo Zacarés Pamblanco, Amparo 2 versiones Obra.

La razón feminista Falcón, Lidia 2 versiones Obra. La mujer y el deporte en Euskadi Abanda, Gloria 2 versiones Obra. La femmme au temps des cathédrales Pernoud, Régine 2 versiones Obra. La femme dans la Grèce antique Mossé, Claude 2 versiones Obra. La desgracia de ser mujer Regàs, Rosa 2 versiones Obra. L'inoculation du bon sens Sélis, Nicolas-Joseph 2 versiones Obra.

Kama-sutra para la mujer Gallotti, Alicia 2 versiones Obra. Jardín de nobles doncellas Córdoba, Martín de 2 versiones Obra. Io, Safiya Hussaini, Safiya 2 versiones Obra. II plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres, España 2 versiones Obra. I plan de igualdad de oportunidades para mujeres y hombres de la Comunidad Foral de Navarra Navarra Comunidad Autónoma 2 versiones Obra. I Plan municipal para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres Valencia 2 versiones Obra.

Gender and modernization in the Spanish realist novel Labanyi, Jo 2 versiones Obra. Encyclopédie politique et historique des femmes 2 versiones Obra. Galdós and the ideology of domesticity in Spain Aldaraca, Bridget A.

El grito silenciado Tortajada, Anna 2 versiones Obra. Duemilaeuna 2 versiones Obra. Dones i llenguatge Morant, R. Dona alliberada, home emprenyat Rahola, Pilar 2 versiones Obra. Deixa'm acabar Santos, Care 2 versiones Obra. De la resistencia y la deportación Català, Neus 2 versiones Obra. Curious pursuits Atwood, Margaret 2 versiones Obra.

Celebrate your womanhood therapy Katafiasz, Karen 2 versiones Obra. Íbamos a ser reinas Varela, Nuria 1 versión Obra. Être musulmane, aujourd'hui Dif, Malika 1 versión Obra. Égalité des chances et négociations collectives en Europe Bercusson, Brian 1 versión Obra. Écrire l'histoire des femmes Thébaud, Françoise 1 versión Obra. Dupont, Béatrice 1 versión Obra. Rodríguez, Nora 1 versión Obra. Casco Martín, Beatriz 1 versión Obra.

Burgos, Carmen de 1 versión Obra. Cabrera, Jorge Mario 1 versión Obra. Lecarme, Philippe 1 versión Obra. Ruiz Franco, Rosario 1 versión Obra.

Schütz, Walter 1 versión Obra. Guerra, Paz 1 versión Obra. García Cobacho, Juan 1 versión Obra. Mujeres de leyenda 1 versión Obra. Diego, Rosa de 1 versión Obra. Martos Rubio, Ana 1 versión Obra. Zhongguo hao nü ren Xinran 1 versión Obra. Yuen fen "destí" Nievas, Marcela 1 versión Obra. Yoga sexy Cébert, Laurence 1 versión Obra.

Xenia Santiago de Compostela 1 versión Obra. Writers and heroines 1 versión Obra. World atlas of gender equality in education 1 versión Obra. Women, social order, and the city Hellerstein, Erna Olafson 1 versión Obra. Women, reading, and piety in late medieval England Erler, Mary C. Women, production and patriarchy in late medieval cities Howell, Martha C.

Women, food and desire Jamieson, Alex 1 versión Obra. Women, a bibliography of bibliographies Ballou, Patricia K. Women's voices 1 versión Obra. Women's trouble Trickey, Ruth 1 versión Obra. Women's studies Ritchie, Maureen 1 versión Obra. Women's studies Gilbert, Victor Francis 1 versión Obra. Women's sexualities Ellison, Carol Rinkleib 1 versión Obra. Women's rights at work Meehan, Elizabeth M.

Women's pictures Kuhn, Annette 1 versión Obra. Women's movements in international perspective Molyneux, Maxine 1 versión Obra. Women's intuition Reeves, Paula M. Women's health 1 versión Obra. Women's health Weil, Andrew 1 versión Obra. Women's encyclopedia of health and emotional healing Foley, Denise 1 versión Obra. Women's employment and welfare regimes Orloff, Ann Shola 1 versión Obra. Women's bodies, women's wisdom Northrup, Christiane 1 versión Obra. Women without men Jansen, Willy 1 versión Obra.

Women who think too much Nolen-Hoeksema, Susan 1 versión Obra. Women who run with the wolves Estés, Clarissa Pinkola 1 versión Obra. Women who love too much Norwood, Robin 1 versión Obra. Women who live evil lives Few, Martha 1 versión Obra. Women remembered Tinling, Marion 1 versión Obra. Women reinventing globalisation 1 versión Obra.

Women on top Friday, Nancy 1 versión Obra. Women on the way up Estados Unidos 1 versión Obra. Women on the margins Davis, Natalie Zemon 1 versión Obra. Women of the prologue Nadeau, Carolyn A. Women of ideas and what men have done to them Spender, Dale 1 versión Obra. Women of grace Parbury, Kathleen 1 versión Obra. Women in the world of work Nuss, Shirley 1 versión Obra.

Women in the medieval town Uitz, Erika 1 versión Obra. Women in the development process Saulniers, Suzanne Smith 1 versión Obra. Women in the ancient world Clark, Gillian 1 versión Obra.

Women in the age of economic transformation 1 versión Obra. Women in sport Shoebridge, Michele 1 versión Obra. Women in scientific careers Schwartz, Bella 1 versión Obra. Women in nineteenth-century Europe Fuchs, Rachel G.

Women in myth Knapp, Bettina Liebowitz 1 versión Obra. Women in medieval life Labarge, Margaret Wade 1 versión Obra. Women in early medieval Europe, Bitel, Lisa M. Women in cultures of the world Hammond, Dorothy 1 versión Obra. Women in antiquity, an annotated bibliography Goodwater, Leanna 1 versión Obra. Women in England, Lewis, Jane 1 versión Obra. Women in Cuba Randall, Margaret 1 versión Obra.

Women in Athenian law and life Just, Roger 1 versión Obra. Women in America Haber, Barbara 1 versión Obra. Women in Africa 1 versión Obra. Women at work Fodor, Éva 1 versión Obra. Women and the rise of the novel, Donovan, Josephine 1 versión Obra.

Women and the book trade in sixteenth-century France Broomhall, Susan 1 versión Obra. Women and spirituality King, Ursula 1 versión Obra. Women and sometimes men Scott-Maxwell, Florida 1 versión Obra. Women and love Hite, Shere 1 versión Obra. Women and literature, Bradbrook, M. Women and law in classical Greece Sealey, Raphael 1 versión Obra. Women and human development Nussbaum, Martha Craven 1 versión Obra. Women and health 1 versión Obra. Women and film Kaplan, E. Ann 1 versión Obra.

Women and desire Young-Eisendrath, Polly 1 versión Obra. Womanhood under chinese communist control Su, Hui 1 versión Obra. Woman's mysteries Harding, Esther 1 versión Obra. Woman's fiction Baym, Nina 1 versión Obra. Woman's book of confidence Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. Woman as force in history Beard, Mary Ritter 1 versión Obra.

Woman and mental health Cromwell, Phyllis E. Woman and gender in Renaissance tragedy Callaghan, Dympna 1 versión Obra. Woman Angier, Natalie 1 versión Obra. Woman Donaldson, James, 1 versión Obra. Ali, Miriam 1 versión Obra. With all her might Wilson, Gretchen 1 versión Obra. Witches, midwives, and nurses Ehrenreich, Barbara 1 versión Obra.

Wie Frauen fremdgehen Runte, Gisela 1 versión Obra. Why women need chocolate Waterhouse, Debra 1 versión Obra. Why women have sex Meston, Cindy M. Why woman worry Handly, Jane 1 versión Obra. Why movements succeed or fail Banaszak, Lee Ann 1 versión Obra. Why feeling bad is good Knight, Linsay 1 versión Obra. Why do I think I am nothing without a man?

Russianoff, Penelope 1 versión Obra. Why are we still waiting? The struggle for women's human rights 1 versión Obra. Where the meanings are Stimpson, Catharine R. What's the point of revolution if we can't dance? Barry, Jane 1 versión Obra. What your mother never told you about sex Hutcherson, Hilda 1 versión Obra. What wives wish their husbands knew about women Dobson, James C. What is gender history? What every woman should know Nachtigall, Lila 1 versión Obra.

What do women want? Bergner, Daniel 1 versión Obra. Wellnes Pittroff, Uschka 1 versión Obra. Weibsbilder Peters, Michaela 1 versión Obra. We can make it. Epstein, Susan 1 versión Obra. Warum nur davon träumen? Berger, Alexandra 1 versión Obra. Warrior goddess training Amara, HeatherAsh 1 versión Obra. War, women and children in ancient Rome Evans, John K. Vosotras y el deporte Gómez Ortiz, Manuel 1 versión Obra. Vocaciones femeninas Rey, Juan 1 versión Obra. Visibilización de la violencia de género a través del procedimiento judicial seguido por malos tratos Mora Crovetto, María Victoria 1 versión Obra.

Virtuosa, pero no perfecta Rosies, Toos 1 versión Obra. Violencia doméstica y juicio de faltas Pozo Pérez, Marta del 1 versión Obra. Violencia doméstica Coronado Rubio, Marta 1 versión Obra. Violencia de género Oliver, Esther 1 versión Obra. Violencia contra las mujeres con resultado de muerte en el municipio de Madrid Arteta Rodríguez, Enriqueta 1 versión Obra. Violencia contra las mujeres Carracedo Bullido, Rosario 1 versión Obra.

Violencia contra la mujer en la pareja Medina Ariza, Juanjo 1 versión Obra. Violence against women in armed conflict 1 versión Obra. Comisión Interamericana de Mujeres 1 versión Obra.

View from another closet Bode, Janet 1 versión Obra. Vie des amoureuses illustres Hemmert, Danielle 1 versión Obra. Vidas de mujeres andalusíes Marín, Manuela 1 versión Obra. Victorian ladies at work Holcombe, Lee 1 versión Obra. Viajes Sornosa, Maruja 1 versión Obra. Venezuela se hace a la mar Pérez, Carlos Andrés 1 versión Obra.

Veinticinco siglos de belleza femenina Clarasó, Noel 1 versión Obra. Veinte años de políticas de igualdad Astelarra, Judith 1 versión Obra. Valores cognitivos y contextuales en periodo de ciencia normal: Vaginas, an owner's manual Livoti, Carol 1 versión Obra.

Vagina Wolf, Naomi 1 versión Obra. Urgent message from mother Bolen, Jean Shinoda 1 versión Obra. Unveiling India Jung, Anees 1 versión Obra. Unveiling Eve Rosen, Tova 1 versión Obra. United Nations Decade for Women. Una revisión de la modernidad desde la perspectiva de género Rodríguez, María Pilar 1 versión Obra. Una mujer, cada mujer Abascal, Adriana 1 versión Obra.

Una juez frente al maltrato Raimunda de Peñafort 1 versión Obra. Una década trabajando en la erradicación de la violencia de género en Cantabria Cagigas Arriazu, Ana D. Un programma di azione positiva 1 versión Obra. Un libro para mis hijas Onimus, Jean 1 versión Obra.

Un encuentro con el placer Ramos Brieva, J. Un diritto per due Pitch, Tamar 1 versión Obra. Un attimo, sono nuda Corradin, Roberta 1 versión Obra. Técnicas del comportamiento sexual de la mujer Malewska, Hanna 1 versión Obra.

Técnicas avanzadas para volver loco a tu hombre en la cama Robbins, Tina 1 versión Obra. Tu seguridad nos importa Velasco Riego, Luisa 1 versión Obra. True Catholic womanhood Morcillo, Aurora G. Tribunal internacional de derechos de las mujeres 1 versión Obra. Treballs de dones Díez Jiménez, Maribel 1 versión Obra. Treballadora Barcelona 1 versión Obra. Trayectorias personales y profesionales de mujeres con estudios tradicionalmente masculinos Elejabeitia, Carmen 1 versión Obra.

Travaill et emploi des femmes Maruani, Margaret 1 versión Obra. Tratamiento penal de la violencia doméstica contra la mujer 1 versión Obra. Tratado romano de estética y belleza Merino, Julio 1 versión Obra.

Tratado elemental de sexualidad femenina para la recta educación del varón adolescente Gulliver 1 versión Obra. Tratado elemental de las enfermedades de la mujer y del niño Fabre, Antoine-François 1 versión Obra. Tratado de enfermedades de mugeres y niños Fabre, Antoine-François 1 versión Obra. Transgresoras Gara, Olvido 1 versión Obra. Trabajos duros de la mujer Bayo, Eliseo 1 versión Obra. Trabajo nocturno de las mujeres en la industria Oficina Internacional del Trabajo 1 versión Obra.

Toward an intellectual history of women Kerber, Linda K. Toward a new psychology of woman Miller, J. Baker 1 versión Obra. Toma la palabra Torrejón de la Calzada 1 versión Obra. Today's woman in tomorrow's world Estados Unidos 1 versión Obra. Todas estamos despiertas Randall, Margaret 1 versión Obra. Tipologías femeninas Wolf, Karen 1 versión Obra. Tiempo de mujer Tineo 1 versión Obra. Through a woman's I Addis, Patricia K. Things your mother never told you-- McGilvary, Marion 1 versión Obra.

The wounded woman Leonard, Linda Schierse 1 versión Obra. The women's spirituality book Stein, Diane 1 versión Obra. The women we become Thomas, Ann G. The woman's way Brown, Regan Marie 1 versión Obra.

The woman's book of soul Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman's book of creativity Ealy, C. Diane 1 versión Obra. The woman's book of courage Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman's book of confidence Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman who dreams herself Field, Pamela Anne 1 versión Obra. The woman of the Renaissance King, Margaret L. The whole woman Greer, Germaine 1 versión Obra.

The way of woman Luke, Helen M. The way of the happy woman Stover, Sara Avant 1 versión Obra. The subordinate sex Bullough, Vern L. The story of V Blackledge, Catherine 1 versión Obra.

The story of Ruth Chittister, Joan 1 versión Obra. The status of the unmorried mother Naciones Unidas 1 versión Obra. The state of women in the world Seager, Joni 1 versión Obra. The spectacular modern woman Conor, Liz 1 versión Obra. The sisterhood of man Newland, Kathleen 1 versión Obra. The silken swing Franco, Fernando 1 versión Obra. The sexually responsive woman Kronhausen, Phyllis 1 versión Obra. The sexually adequate female Caprio, Frank S. The sexual teachings of the white tigress Lai, Hsi 1 versión Obra.

The sentimental education of the novel Cohen, Margaret 1 versión Obra. The romantic woman in nineteenth-century fiction Gerrard, Lisa 1 versión Obra. The role of Somali women in post-conflict reconstruction Warsame, Faiza A. The rights of women in Islam Jawad, H. The rights of women Deller Ross, Susan 1 versión Obra. The red carnation Morozova, Vera Aleksandrovna 1 versión Obra. The radical motherhood Soiri, Iina 1 versión Obra.

The psychology of the female body Ussher, Jane M. The princessa Rubin, Harriet 1 versión Obra. The price of love James, Nikola T. The politics of women's rights Carter, April 1 versión Obra. The politics of gender and reconstruction in Afghanistan Kandiyoti, Deniz 1 versión Obra. The pickup artist Mystery 1 versión Obra.

The peacock princesses Harris, Sara 1 versión Obra. The natural remedy book for women Stein, Diane 1 versión Obra. The mirror within Dickson, Anne 1 versión Obra. The millionth circle Bolen, Jean Shinoda 1 versión Obra. The majority fins its past Lerner, Gerda 1 versión Obra. The love muscle Britton, Bryce 1 versión Obra.

The long road of woman's memory Addams, Jane 1 versión Obra. The lives of women Vollendorf, Lisa 1 versión Obra. The legal status of women and poverty in Tanzania Rwebangira, Magdalena K. The lazy girl's guide to good health Naik, Anita 1 versión Obra. The joy of being a woman Hall, Amy 1 versión Obra. The indispensable woman Stern, Ellen Sue 1 versión Obra. The impact of guns on women's lives 1 versión Obra.

The heroine's journey Murdock, Maureen 1 versión Obra. The health consequences of smoking for women Estados Unidos 1 versión Obra. The guide to women's health and wellness 1 versión Obra. The great lawsuit Fuller, Margaret 1 versión Obra. The goddess Downing, Christine 1 versión Obra. The global women's rights movement Harcourt, Wendy 1 versión Obra.

The girls' guide to getting it on Everett, Flic 1 versión Obra. The game of life for women and how to play it Shinn, Florence Scovel 1 versión Obra. The feminization of American culture Douglas, Ann 1 versión Obra. The female stress syndrome Witkin-Lanoil, Georgia 1 versión Obra.

The female eunuch Greer, Germaine 1 versión Obra. The female brain Brizendine, Louann 1 versión Obra. The emerging female citizen Smith, Theresa Ann 1 versión Obra. The duty of states to address violence against women 1 versión Obra. The double goddess Noble, Vicki 1 versión Obra. The debate on the nature, role and influence of woman in eighteenth-century Spain Kitts, Sally-Ann 1 versión Obra. The dark goddess Starck, Marcia 1 versión Obra.

The dance of intimacy Lerner, Harriet Goldhor 1 versión Obra. The dance of deception Lerner, Harriet Goldhor 1 versión Obra. The dance of anger Lerner, Harriet Goldhor 1 versión Obra. The courage to heal Bass, Ellen 1 versión Obra. The courage to be yourself Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The confident woman Shaevitz, Marjorie Hansen 1 versión Obra. The conditions and consequences of choice Kabeer, Naila 1 versión Obra.

The complete workout book Carpenter, Ann 1 versión Obra. The complete guide to postnatal fitness DiFiore, Judy 1 versión Obra. The coming matriarchy Nickles, Elizabeth 1 versión Obra. The clitourist Salmansohn, Karen 1 versión Obra.

The book of woman Osho 1 versión Obra. The bitch rules Wurtzel, Elizabeth 1 versión Obra. The art of sensual female dominance Varrin, Claudia 1 versión Obra. The Venus week Booth, Rebecca 1 versión Obra. The Tao of women Metz, Pamela K. The Tao of womanhood Dreher, Diane 1 versión Obra. The Spinifez quiz book Hawthorne, Susan 1 versión Obra. The Nativity story Pacatte, Rosa 1 versión Obra. The Macmillan dictionary of women's biography Uglow, Jennifer S.

The Hite report Hite, Shere 1 versión Obra. The Goddess Shahrukh Husain 1 versión Obra. The Cinderella complex Dowling, Colette 1 versión Obra. Tercera Universitat d'Estiu de la Dona 1 versión Obra. Ten girls who used their talents Howat, Irene 1 versión Obra. Temps, treball i ocupació: Tecendo tramas, fiando ficcións Figueroa Dorrego, Jorge 1 versión Obra.

Te pego porque te quiero Cantera, Leonor M. Tantra para mujeres Zabala, Rosa María 1 versión Obra. Sólo las diosas pasean por el infierno Kayaní, Azadé 1 versión Obra. Só para mulheres Lispector, Clarice 1 versión Obra. Swingin'chicks of the'60s Strodder, Chris 1 versión Obra.

Suicidio y violencia de género Lorente Acosta, Miguel 1 versión Obra. Suicidio sexual Gilder, George F. Sueños eróticos Ellis, Havelock 1 versión Obra. Es un besar azul que recibe la Tierra, el mito primitivo que vuelve a realizarse.

El contacto ya frío de cielo y tierra viejos con una mansedumbre de atardecer constante. Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores y nos unge de espíritu santo de los mares. La que derrama vida sobre las sementeras y en el alma tristeza de lo que no se sabe. La nostalgia terrible de una vida perdida, el fatal sentimiento de haber nacido tarde, o la ilusión inquieta de un mañana imposible con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo, nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre, pero nuestro optimismo se convierte en tristeza al contemplar las gotas muertas en los cristales. Y son las gotas: Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio y le dejan divinas heridas de diamante. Son poetas del agua que han visto y que meditan lo que la muchedumbre de los ríos no sabe. Cuando sobre los campos desciendes lentamente las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena, tristeza resignada de cosa irrealizable, tengo en el horizonte un lucero encendido y el corazón me impide que corra a contemplarle. Loco reloj que canta Muertas horas antiguas.

Seno de los campos tembloroso de aromas y zumbidos. La miel es la epopeya del amor, la materialidad de lo infinito. Alma y sangre doliente de las flores condensada a través de otro espíritu. Así la miel del hombre es la poesía que mana de su pecho dolorido, de un panal con la cera del recuerdo formado por la abeja de lo íntimo La miel es la bucólica lejana del pastor, la dulzaina y el olivo, hermana de la leche y las bellotas, reinas supremas del dorado siglo.

La miel es como el sol de la mañana, tiene toda la gracia del estío y la frescura vieja del otoño. Es la hoja marchita y es el trigo. En ti duerme la melancolía, el secreto del beso y del grito. Éste es tu adjetivo. Dulce como los vientres de las hembras. Dulce como los ojos de los niños. Dulce como las sombras de la noche. Dulce como una voz. O como un lirio.

Para el que lleva la pena y la lira, eres sol que ilumina el camino. Equivales a todas las bellezas, al color, a la luz, a los sonidos. Divino licor de la esperanza, donde a la perfección del equilibrio llegan alma y materia en unidad como en la hostia cuerpo y luz de Cristo. El que te gusta no sabe que traga un resumen dorado del lirismo. Elegía Diciembre de GRANADA Como un incensario lleno de deseos, pasas en la tarde luminosa y clara con la carne oscura de nardo marchito y el sexo potente sobre tu mirada.

Llevas en la boca tu melancolía de pureza muerta, y en la dionisíaca copa de tu vientre la araña que teje el velo infecundo que cubre la entraña nunca florecida con las vivas rosas fruto de los besos. En tus manos blancas llevas la madeja de tus ilusiones, muertas para siempre, y sobre tu alma la pasión hambrienta de besos de fuego y tu amor de madre que sueña lejanas visiones de cunas en ambientes quietos, hilando en los labios lo azul de la nana. Pero tus ojeras se van agrandando y tu pelo negro va siendo de plata; tus senos resbalan escanciando aromas y empieza a curvarse tu espléndida espalda.

Virgen dolorosa que tiene clavadas todas las estrellas del cielo profundo en su corazón ya sin esperanza. Eres el espejo de una Andalucía que sufre pasiones gigantes y calla, pasiones mecidas por los abanicos y por las mantillas sobre las gargantas que tienen temblores de sangre, de nieve, y arañazos rojos hechos por miradas.

La tristeza inmensa que flota en tus ojos nos dice tu vida rota y fracasada, la monotonía de tu ambiente pobre viendo pasar gente desde tu ventana, oyendo la lluvia sobre la amargura que tiene la vieja calle provinciana, mientras que a lo lejos suenan los clamores turbios y confusos de unas campanadas. Mas en vano escuchaste los acentos del aire. Nunca llegó a tus oídos la dulce serenata. Lo comentan los niños jugando con el agua de un cauce sereno. Va a la aurora que brilla en el fondo en caballo blanco como el hielo.

Dice un hombre que ha visto a Santiago en tropel con doscientos guerreros; iban todos cubiertos de luces, con guirnaldas de verdes luceros, y el caballo que monta Santiago era un astro de brillos intensos. Dice el hombre que cuenta la historia que en la noche dormida se oyeron tremolar plateado de alas que en sus ondas llevóse el silencio.

Es la noche de luna menguante. Esta noche en la vega se escuchan los relatos brumosos del cuento. Ella vio en una noche lejana como ésta, sin ruidos ni vientos, el apóstol Santiago en persona, peregrino en la tierra del cielo. Cuando hubo pasado la puerta, mis palomas sus alas tendieron, y mi perro, que estaba dormido, fue tras él sus pisadas lamiendo.

A su paso dejó por la senda un olor de azucena y de incienso. Pero llena dejome la casa de rosales y de jazmineros, y las uvas verdes en la parra maduraron, y mi troje lleno encontré la siguiente mañana.

Todo obra del Apóstol bueno. La tristeza que tiene mi alma, por el blanco camino la dejo, para ver si la encuentran los niños y en el agua la vayan hundiendo, para ver si en la noche estrellada a muy lejos la llevan los vientos. Los chopos niños recitan su cartilla; es el maestro un chopo antiguo que mueve tranquilo sus brazos muertos.

Haced un bosque sonoro con vuestras flautas. Yo vuelo hacia mi casa intranquilo. En el verde olivar de la colina hay una torre mora, del color de tu carne campesina que sabe a miel y aurora.

Me ofreces en tu cuerpo requemado el divino alimento que da flores al cauce sosegado y luceros al viento. Danaide del placer eres conmigo. Huelen tus besos como huele el trigo reseco del verano. Deja tu cabellera extendida y solemne como un manto de sombra en la pradera. Píntame con tu boca ensangrentada un cielo del amor, en un fondo de carne la morada estrella de dolor. Y aunque no me quisieras te querría por tu mirar sombrío, como quiere la alondra al nuevo día, sólo por el rocío.

Déjame bajo el claro mediodía consumir la manzana. Yo tengo sed de aromas y de risas, sed de cantares nuevos sin lunas y sin lirios, y sin amores muertos. Un cantar de mañana que estremezca a los remansos quietos del porvenir. Y llene de esperanza sus ondas y sus cienos. Un cantar luminoso y reposado pleno de pensamiento, virginal de tristeza y de angustias y virginal de ensueños.

Cantar sin carne lírica que llene de risas el silencio una bandada de palomas ciegas lanzadas al misterio. Cantar que vaya al alma de las cosas y al alma de los vientos y que descanse al fin en la alegría del corazón eterno. La luz de la aurora lleva semillero de nostalgias y la tristeza sin ojos de la médula del alma. La gran tumba de la noche su negro velo levanta para ocultar con el día la inmensa cumbre estrellada.

Nariz del corazón, que explora en la tiniebla del tiempo. Ayer es lo marchito. El sentimiento y el campo funeral del recuerdo. Anteayer es lo muerto. Madriguera de ideas moribundas de pegasos sin freno. Malezas de memorias y desiertos perdidos en la niebla de los sueños. Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo. El pasado se pone su coraza de hierro y tapa sus oídos con algodón del viento. Viva lección para anarquistas.

Gobierna rígido la faz divina con su turbante de niebla fría, poniendo dulces astros sin vida al rubio cuervo del día. Y entonces, luna blanca, vendría el puro reino de la ceniza. Ya habréis notado que soy nihilista. El aire del invierno hace tu azul pedazos, y troncha tus florestas el lamentar callado de alguna fuente fría.

Donde posas tus manos, la espina de la risa o el caluroso hachazo de la pasión encuentras. Huyendo del sonido eres sonido mismo, espectro de armonía, humo de grito y canto. Vienes para decirnos en las noches oscuras la palabra infinita sin aliento y sin labios. Hoy arrastran tus ondas turbias de pensamiento la ceniza sonora y el dolor del antaño. Los ecos de los gritos que por siempre se fueron.

El estruendo remoto del mar, momificado. Balada de un día de Julio Julio de Esquilones de plata Llevan los bueyes. Esquilones de plata Llevan los bueyes. Mi corazón te ofrezco, Corazón tenue, Herido por los ojos De las mujeres.

Mi corazón desangra Como una fuente. Nosotros, Nos hemos puesto De oro. Sueño Mayo de Mi corazón reposa junto a la fuente fría. Llénala con tus hilos, araña del olvido. El agua de la fuente su canción le decía.

Mi corazón despierto sus amores decía. Araña del silencio, téjele tu misterio El agua de la fuente lo escuchaba sombría. Araña del silencio, téjele tu misterio. Mi corazón se vuelca sobre la fuente fría. Manos blancas, lejanas, detened a las aguas. Y el agua se lo lleva cantando de alegría. Paisaje Junio de Las estrellas apagadas llenan de ceniza el río verdoso y frío. La fuente no tiene trenzas. Ya se han quemado los nidos escondidos. Las ranas hacen del cauce una siringa encantada, desafinada.

Sale del monte la luna, con su cara bonachona de jamona. Una estrella le hace burla desde su casa de añil infantil.

El débil color rosado hace cursi el horizonte del monte. Y observo que el laurel tiene cansancio de ser poético y profético. Como la hemos visto siempre el agua se va durmiendo, sonriyendo. Todo llora por costumbre, todo el campo se lamenta sin darse cuenta. Yo, por no desafinar, digo por educación: Yo voy lejos del paisaje. Hay en mi pecho una hondura de sepultura. Un murciélago me avisa que el sol se esconde doliente en el poniente. Llanto de las alamedas y arboledas.

En el carbón de la tarde miro mis ojos lejanos, cual milanos. Y despeino mi alma muerta con arañas de miradas olvidadas. Ya es de noche y las estrellas clavan puñales al río verdoso y frío. Noviembre Noviembre de Todos los ojos estaban abiertos frente a la soledad despintada por el llanto.

Tin tan, tin tan. Los verdes cipreses guardaban su alma arrugada por el viento, y las palabras como guadañas segaban almas de flores. El cielo estaba marchito. Obeliscos y chimeneas hacían pompas de jabón. Tarde desmoronada sobre piras de silencio. Preguntas Mayo de Un pleno de cigarras tiene el campo. Corre el agua del río mansamente.

Se deshojan las rosas en el lodo. Una hoja la tierra y otra hoja el cielo. Aplastóse doliente sobre letras de tejados viejos. Lírica flor de torre y luna de los vientos, abandona el estambre de la cruz y dispersa sus pétalos, para caer sobre las losas frías comida por la oruga de los ecos. Yaces bajo una acacia. No podías latir porque eras de hierro… Mas poseíste la forma: Gris pergamino dolorido de lo que quise y ya no quiero. Se ha puesto el sol Agosto de Se ha puesto el sol. Un perro campesino quiere comerse a Venus y le ladra.

Brilla sobre su campo de pre-beso, como una gran manzana. Los mosquitos, Pegasos del rocío, vuelan, el aire en calma. La Penélope inmensa de la luz teje una noche clara. Con las plumas de letras, sin palomo y sin nido. Pero en medio de tu meditación van gotas de humorismo. Hecha con la corteza de la ciencia te ríes del Destino, y gritas: En medio de la mesa, al derrumbarse tu azul mansión, has visto que el milano te mira ansiosamente: El fondo un campo de nieve.

Mis manos eran hierros para los yunques; tu cuerpo era el ocaso de una campanada. En la agujereada calavera azul hicieron estalactitas mis te quiero. Ahora maestro grave a la alta escuela, y mi amor y a mis sueños caballito sin ojos.

Y el fondo es un campo de nieve. Mi viejo chopo turbio de ruiseñores esperaba poner entre las hierbas sus ramas mucho antes que el otoño lo dorara. Pero los puntales de mis miradas lo sostenían. Tiéndete en la pradera cuando cruja mi alma, que un vendaval de besos y palabras ha dejado rendida, lacerada. Clara estrella azul, ombligo de la aurora.

Os comprendo y me dejo arrumbado en la cómoda al insecto del tiempo. Tarde Noviembre de Tarde lluviosa en gris cansado, Y sigue el caminar. Y los retratos viejos Y el libro sin cortar… Chorrea la tristeza por los muebles Y por mi alma.

Y me duele la carne del corazón Y la carne del alma. Y al hablar, Se quedan mis palabras en el aire Como corchos sobre agua. Tarde lluviosa en gris cansado, Y sigue el caminar. Hay almas que tienen… 8 de Febrero de Hay almas que tienen azules luceros, mañanas marchitas entre hojas del tiempo, y castos rincones que guardan un viejo rumor de nostalgias y sueños. Otras almas tienen dolientes espectros de pasiones. Ecos de una voz quemada que viene de lejos como una corriente de sombra.

Recuerdos vacíos de llanto y migajas de besos. Piedras juveniles roídas de ensueño caen sobre las aguas de mis pensamientos. Hunde tu cetro en él, Señor. Arranca los esqueletos De los gavilanes líricos Que tanto, tanto lo hirieron, Y si acaso tienes pico Móndale su corteza De Hastío. Licor hecho con llanto. Es lo mismo Que tu licor compuesto De trinos. La luz se va apagando. Lírico, Mientras todos mis sueños Se llenan de rocío. Aquí, Señor, te dejo Mi corazón antiguo, Voy a pedir prestado Otro nuevo a un amigo.

Corazón con arroyos Y pinos. Corazón sin culebras Ni lirios. Robusto, con la gracia De un joven campesino, Que atraviesa de un salto El río.

Frío, frío, Como el agua Del río. Caliente, caliente, Como el agua De la fuente. Don Lagarto, y los niños del pueblo pueden daros un susto. Las góndolas sin remos de las ideas, cruzan el agua tenebrosa de tus iris quemados. Ya se ha disuelto el sol en la copa del monte, y enturbian el camino los rebaños.

Es hora de marcharse, dejad la angosta senda y no continuéis meditando. Que lugar tendréis luego de mirar las estrellas cuando os coman sin prisa los gusanos. La casualidad se va tornando en nieve, y los años dormidos ya se atreven a clavar los telares del siempre. La quietud hecha esfinge se ríe de la Muerte que canta melancólica en un grupo de lejanos cipreses. La yedra de las gotas tapiza las paredes empapadas de arcaicos misereres.

Las arañas iban por los laureles. Balada de la placeta Cantan los niños En la noche quieta: Yo Un doblar de campanas Perdidas en la niebla. Los niños Ya nos dejas cantando En la plazuela. Yo Una rosa de sangre Y una azucena. Los niños Mójalas en el agua De la canción añeja. Yo El sabor de los huesos De mi gran calavera.

Los niños Bebe el agua tranquila De la canción añeja. Yo La fuente y el arroyo De la canción añeja. Yo Se ha llenado de luces Mi corazón de seda, De campanas perdidas, De lirios y de abejas. Las pupilas enormes De las frondas resecas, Heridas por el viento, Lloran las hojas muertas. Alrededor de mis ojos bandadas de letras giran. Por un monte de papel asoma la luna fría.

Yo me salgo desnudo a la calle, Maduro de versos Perdidos. Lo negro, acribillado Por el canto del grillo, Tiene ese fuego fatuo, Muerto, Del sonido.

Esa luz musical Que percibe El espíritu. Los esqueletos de mil mariposas Duermen en mi recinto. Hay una juventud de brisas locas Sobre el río. El concierto interrumpido A Adolfo Salazar Ha roto la armonía de la noche profunda el calderón helado y soñoliento de la media luna.

Las acequias protestan sordamente arropadas con juncias, y las ranas, muecines de la sombra, se han quedado mudas. Canción oriental Es la granada olorosa un cielo cristalizado. Cada grano es una estrella, cada velo es un ocaso. Cielo seco y comprimido por la garra de los años. La granada es como un seno viejo y apergaminado, cuyo pezón se hizo estrella para iluminar el campo. Es colmena diminuta con panal ensangrentado, pues con bocas de mujeres sus abejas la formaron.

La granada es el tesoro del viejo gnomo del prado, el que habló con niña Rosa en el bosque solitario. Aquel de la blanca barba y del traje colorado. Arca de piedras preciosas en entraña de oro vago. La espiga es el pan. Es Cristo en vida y muerte cuajado. El olivo es la firmeza de la fuerza y el trabajo. La naranja es la tristeza del azahar profanado, pues se torna fuego y oro lo que antes fue puro y blanco. Las vides son la lujuria que se cuaja en el verano, de las que la iglesia saca, con bendición, licor santo.

Las castañas son la paz del hogar. Crepitar de leños viejos, peregrinos descarriados. La bellota es la serena poesía de lo rancio, y el membrillo de oro débil la limpieza de lo sano.

Mas la granada es la sangre, sangre del cielo sagrado, sangre de la tierra herida por la aguja del regato. Sangre del viento que viene del rudo monte arañado.

Sangre de la mar tranquila, sangre del dormido lago. Te cercan las mariposas creyéndote sol parado, y por miedo de quemarse huyen de ti los gusanos. Porque eres luz de la vida, hembra de las frutas. Claro lucero de la floresta del arroyo enamorado. Has caído en el espejo del remanso dormido, abatiendo tu frente ante el Poniente.

No fue el vendaval ronco el que rompió tu tronco, ni fue el hachazo grave del leñador, que sabe has de volver a nacer. Fue tu espíritu fuerte el que llamó a la muerte, al hallarse sin nidos, olvidado de los chopos infantes del prado.

Fue que estabas sediento de pensamiento, y tu enorme cabeza centenaria, solitaria, escuchaba los lejanos cantos de tus hermanos. En tu cuerpo guardabas las lavas de tu pasión, y en tu corazón, el semen sin futuro de Pegaso. La terrible simiente de un amor inocente por el sol de ocaso.

Has caído en el espejo del remanso dormido. Yo te vi descender en el atardecer y escribo tu elegía, que es la mía. Campo El cielo es de ceniza. Suena en un gris rojizo la esquila del rebaño, y la noria materna acabó su rosario.

Dientes de espuma, Labios de cielo. El mar, Sonríe a lo lejos. La luna y la muerte La luna tiene dientes de marfil. Doña Muerte, arrugada, pasea por sauzales con su absurdo cortejo de ilusiones remotas. Va vendiendo colores de cera y de tormenta como un hada de cuento mala y enredadora. La luna le ha comprado pinturas a la Muerte. Madrigal Yo te miré a los ojos cuando era niño y bueno. Tus manos me rozaron y me diste un beso. Los relojes llevan la misma cadencia, y las noches tienen las mismas estrellas.

Y se abrió mi corazón como una flor bajo el cielo, los pétalos de lujuria y los estambres de sueño. En mi cuarto sollozaba como el príncipe del cuento por Estrellita de oro que se fue de los torneos. Yo me alejé de tu lado queriéndote sin saberlo. No sé cómo son tus ojos, tus manos ni tus cabellos. Sólo me queda en la frente la mariposa del beso.

Mi paraíso un campo Sin ruiseñor Ni liras, Con un río discreto Y una fuentecilla. Sin la espuela del viento Sobre la fronda, Ni la estrella que quiere Ser hoja. El lirio de la fuente no grita su tristeza. La ciencia de los cantos por los cantos la tienen los bosques rumorosos y las aguas del mar. El silencio profundo de la vida en la tierra, nos lo enseña la rosa abierta en el rosal. Hay que ser todo cantos, todo luz y bondad. Brotaría en la sombra del amor carcomido una fuente de aurora tranquila y maternal.

Desaparecerían ciudades en el viento. Y a Dios en una nube veríamos pasar. Espigas Junio de El trigal se ha entregado a la muerte.

Ya las hoces cortan las espigas. Cabecean los chopos hablando con el alma sutil de la brisa. El trigal sólo quiere silencio. Se cuajó con el sol, y suspira por el amplio elemento en que moran los ensueños despiertos. Son cabecitas, que tienen el cerebro de oro puro y expresiones tranquilas. Todas piensan lo mismo, todas llevan un secreto profundo que meditan. Arrancan a la tierra su oro vivo y cual dulces abejas del sol, liban el rayo abrasador con que se visten para formar el alma de la harina.

La flor silvestre nace para el sueño y vosotras nacéis para la vida. Meditación bajo la lluvia Fragmento 3 de enero de A José Mora Ha besado la lluvia al jardín provinciano Dejando emocionantes cadencias en las hojas. El aroma sereno de la tierra mojada, Inunda al corazón de tristeza remota. Se rasgan nubes grises en el mudo horizonte. Sobre el agua dormida de la fuente, las gotas Se clavan, levantando claras perlas de espuma. Fuegos fatuos, que apaga el temblor de las ondas. La pena de la tarde estremece a mi pena.

Se ha llenado el jardín de ternura monótona. Todo el paisaje casto mi corazón transforma, En un ruido de ideas humildes y apenadas Que pone en mis entrañas un batir de palomas. El jardín desangra en amarillo. Late sobre el ambiente una pena que ahoga. Yo siento la nostalgia de mi infancia intranquila, Mi ilusión de ser grande en el amor, las horas Pasadas como ésta contemplando la lluvia Con tristeza nativa.

Caperucita roja Iba por el sendero… Se fueron mis historias, hoy medito, confuso, Ante la fuente turbia que del amor me brota. El viento va trayendo a las sombras. Manantial Fragmento La sombra se ha dormido en la pradera. Luchando bajo el peso de la sombra, un manantial cantaba. Yo me acerqué para escuchar su canto, pero mi corazón no entiende nada. Era un brotar de estrellas invisibles sobre la hierba casta, nacimiento del Verbo de la tierra por un sexo sin mancha.

Mi chopo centenario de la vega sus hojas meneaba, y eran hojas trémulas de ocaso como estrellas de plata. El resumen de un cielo de verano era el gran chopo. Mansas y turbias de penumbra yo sentía las canciones del agua.

Siento en mi carne la implacable brasa del pecado. Mis mares interiores se quedaron sin playas. Tu faro se apagó. Mas yo siento en el agua algo que me estremece…, como un aire que agita los ramajes de mi alma. Dijo una voz en la distancia. Y hubo un torrente de luceros sobre el cielo sin mancha. Yo me incrusté en el chopo centenario con tristeza y con ansia.

Cual Dafne varonil que huye miedosa de un Apolo de sombra y de nostalgia. Mi espíritu fundiose con las hojas y fue mi sangre savia. Sentí sobre mis brazos dulces nidos, acariciar de alas, y sentí mil abejas campesinas que en mis dedos zumbaban.

El paisaje y la tierra se perdieron, sólo el cielo quedaba, y escuché el débil ruido de los astros y el respirar de las montañas. Al levantar mis brazos gigantescos frente al azul, estaba lleno de niebla espesa, de rocío y de luz marchitada.

Tuve la gran tristeza vegetal, el amor a las alas. Para poder lanzarse con los vientos a las estrellas blancas. Pero mi corazón en las raíces triste me murmuraba: Dame una voz que por amor arranque su secreto a las ondas encantadas, para encender su faro sólo pido aceite de palabras. Mar Abril de El mar es el Lucifer del azul. El cielo caído por querer ser la luz. Pero de tu amargura te redimió el amor. Pariste a Venus pura, y quedose tu hondura virgen y sin dolor. Tus tristezas son bellas, mar de espasmos gloriosos.

Mas hoy en vez de estrellas tienes pulpos verdosos. Cristo anduvo por ti, mas también lo hizo Pan. La estrella Venus es la armonía del mundo. La tierra es el probable Paraíso Perdido. Sueño Mayo de Iba yo montado sobre Un macho cabrío. El abuelo me habló Y me dijo: Ése es tu camino. Un gran cisne me guiñó, Diciendo: Y una serpiente mordía Mi sayal de peregrino.

Mirando al cielo, pensaba: Yo no tengo camino. En niebla se convierte La carne y el rocío. Yo lo abandoné en la tierra, Lleno de tristeza. Vino La noche, llena de arrugas Y de sombras. Alumbran el camino, Los ojos luminosos y azulados De mi macho cabrío. Encina Bajo tu casta sombra, encina vieja, quiero sondar la fuente de mi vida y sacar de los fangos de mi sombra las esmeraldas líricas.

Echo mis redes sobre el agua turbia y las saco vacías. Pero mi gran dolor trascendental es tu dolor, encina. Es el mismo dolor de las estrellas y de la flor marchita. No me abandones nunca en mis pesares, esquelética amiga. Vuelvo otra vez a echar las redes sobre la fuente de mi vida, redes hechas con hilos de esperanza, nudos de poesía, y saco piedras falsas entre un cieno de pasiones dormidas. Con el sol del otoño toda el agua de mi fontana vibra, y noto que sacando sus raíces huye de mí la encina.

Estas huertas estaban enclavadas en las proximidades de la ciudad y en departamentos del Valle de Lerma. El tomate, se cultivaba en toda la provincia para consumo doméstico y en Campo Santo, para el comercio.

La producción se vendía en todo el país. Otro tanto se hacía con ajíes y pimientos de buena calidad. Las dos terceras partes, se producían, por esos años, en el Departamento de Chicoana. El maíz, cultivo ancestral en la provincia, ocupaba un lugar fundamental en la cocina regional y se utilizaba también como alimento para los animales.

El arroz cosechado era trasladado a establecimientos de General Güemes, para ser descascarillado, embolsado y transportado a los centros de venta y distribución. En la década de se calculaba que de 1. La falta de agua durante invierno y primavera desalentaba a los agricultores.

Es preciso recordar que la economía agropecuaria, requería del ordenamiento y uso racional del agua. Existían zonas de sembradíos cuyo riego dependía exclusivamente de las lluvias y éstas no eran abundantes, ni regulares.

En otras zonas, por el contrario, las lluvias copiosas desbordaban los ríos pero, por falta de trabajos de embalse, el agua se desaprovechaba para esta actividad. Estas cifras son de importancia y habían crecido por la compra desde frigoríficos del Litoral durante la Gran Guerra.

Al terminar la guerra disminuyó la demanda. No se trataba de ganado de calidad. Era para consumo interno y parte se vendía, como ganado en pie, a Chile y Bolivia.

El cuadro siguiente muestra el movimiento creciente de la exportación de ganado desde Salta a Chile entre los años a Publicación oficial Revista Salta. La mejora en las especies ganaderas fue lenta y dificultosa.

Con el ganado mayor se realizaron pocas experiencias. La Sociedad Rural Salteña, fundada en , estimuló este tipo de iniciativas con modesto éxito en sus comienzos y con mejor suerte en décadas posteriores. También fueron escasas las experiencias realizadas con el ganado menor para mejorar la calidad de cueros, carnes y lanas.

Se registraron algunas con la cría de ovejas Karakul, en zonas andinas y de los Valles Calchaquíes, abandonadas luego por falta de resultados inmediatos. La introducción de la oveja Merino contribuyó a la mejora de la lana en varias haciendas. La existencia ganadera total, registrada en , comparada con la del censo de , señala para esos diez años un significativo aumento en casi todas las especies.

Los explotadores de la riqueza forestal eran sólo intermediarios que extraían la madera para negociarla, a bajos precios, con las compañías extranjeras. Los centros madereros salteños chocaban con la carestía de los fletes ferroviarios y la competencia de las maderas paraguayas.

A mediados de la década de la prensa se quejaba:. Continuaban resonando las palabras de Juan Manuel de Rosas, quien cien años antes, había dado la receta para mantener intacto el centralismo del Puerto y la domesticación de las provincias:.

De las cuatrocientas variedades aprovechables sólo se explotaban treinta y siete. Entre ellas el roble para muebles y carpintería, el cedro para muebles, terciados y carpintería fina, quebracho blanco para carbón, quebracho colorado para durmientes, lapacho para vigas, tirantes y tablones; urundel para postes, durmientes y tablones de menor calidad; quina para vigas, tirantes postes y muebles imitación caoba; tipa colorada símil caoba sudamericana para muebles finos; cebil para carpintería, con su madera se construían: Un informe, de la década de los cuarenta dice:.

A la depredación del Chaco salteño contribuyó la compañía inglesa "La Forestal", que comenzó a operar en el Chaco en Ese año se fusionó con la Argentine Quebracho Company y con la Santa Fe Land Company adquiriendo inmensas extensiones de tierras para la explotación de quebracho y la extracción de tanino en ingentes cantidades. En la explotación indica las siguientes cifras: Postes de telégrafo, luz y alambrado Estas eran consumidas en los mercados de provincias vecinas y en el mercado local para el consumo cotidiano de los habitantes de las ciudades y poblados.

Nueve años después se inicia un período de aprovechamiento intensivo con la instalación de cinco aserraderos situados en: En esa época la extracción de maderas por toneladas fue la siguiente:. Por esos años se creía que la industria forestal cubriría las crecientes necesidades internas de la provincia sin tener que recurrir a la importación, pero la tala indiscriminada fue tan brutal que la selva Tucumano-oranense devino en monte. En la década de los '30 el estado provincial ofrecía desaprensivamente en alquiler fincas fiscales en la selva para la explotación maderera, sin exigir de las compañías reforestación y cuidado de evitar la depredación de las superficies arbóreas.

Selva frente Río Tarija extensión La renta de estas extensiones fiscales no podía exceder a cinco años, pero los alquileres eran renovables. Frente a la constante demanda de maderas no existía una ley de regulación para su extracción. El diputado socialista Alfredo Palacios, después de su visita a las provincias del Norte denunciaba:.

La minería en Salta no alcanzó importancia para el progreso de la economía provincial. Por una parte no se contaba con maquinarias adecuadas para la explotación.

La Poma tenía depósitos, escasamente explotados de plata, borato, zinc, antimonio, cobre, azufre, sal, alumbre y tierras refractarias. Los edictos judiciales dan la impresión de la existencia de una interesante actividad minera.

Pero, en general, se trataba de pequeñas minas explotadas por aventureros "a mano de hombre" de mas o menos diez trabajadores. La paga tenía las mismas características en toda la zona rural de la provincia. Un campamento en la región de la Puna, a 4. Los "establecimientos mineros" fueron a menudo sólo socavones en la falda de los cerros. La mayoría de los mineros no contaba con maquinaria adecuada. Las distancias, el transporte y el acuciante problema de la leña, jugaban en su contra.

Los hornos de fundición eran primitivos. Otro tanto ocurría con los morteros hechos de arena de cuarzo y arcillas que, como los hornos, tenían una duración de cuatro a seis meses. La explotación de una mina solo duraba de dos a cinco años. Existían también lavaderos de oro y plata. El oro era recogido en forma de pepitas en zonas de los Valles Calchaquíes y San Antonio de los Cobres.

La plata se fundía en lingotes pequeños comercializados en Bolivia. Varios de estos mineros aventureros -ingleses, alemanes y franceses- lograron hacer fortuna con la derivación del oro hacia Bolivia. Pedían la concesión de la mina y, al cabo de algunos años, desaparecían dejando abandonados herramientas y enseres. Estos depósitos eran explotados por los lugareños quienes extraían la sal y la cortaban con hacha en forma de grandes panes.

Al parecer trataba sólo de mantener las reservas y, deliberadamente, impedía que se las trabajase, para especular con los precios en la etapa de entre guerras. La prensa local instaba al gobierno a tomar medidas:. Pensamos que el Código de Minería no puede tolerar este abuso. Es necesario, es urgente que se exploten las borateras de La Poma.

Poco tiempo después el estado provincial resolvió tomar cartas en el asunto y anunció que se terminaba con el régimen de tolerancia que beneficiaba a la Compañía Internacional de Bórax.

A pesar de la medida todo quedó como antes, es decir, el borato no fue explotado por falta de interés de inversores y de mercados. Durante las primeras décadas del siglo XX fueron frecuentes los edictos concediendo permisos para cateo de minas en casi todos los departamentos de Salta.

El cuadro siguiente nos ilustra sobre la cantidad de las explotaciones mineras:. Las minas concedidas en explotación por el estado, como puede verse en el cuadro anterior, son aquellas cuyas mensuras habían sido oficialmente aprobadas.

Son contados los informes posteriores sobre esa explotación minera entregada a particulares. Sí los hay de algunas minas concedidas a pequeñas compañías. Otra actividad en crisis fue la extracción de cal. El elevado costo del transporte de leña por ferrocarril llevó al gobernador de Salta al eterno y nunca escuchado pedido de rebaja en el precio de los fletes para salvar de la quiebra a las grandes caleras de Cerrillos y General Güemes.

Como ocurría con los vinos, las caleras debían pagar doble flete por el transporte de leña: Otra de las riquezas minerales contabilizadas en la provincia eran las aguas minerales de Rosario de la Frontera, explotadas y embotelladas con el nombre de Agua Palau. En , se comercializaron en el país Propaganda contra YPF difundida por los conservadores aliados a las compañías petroleras extranjeras en la década de El rol del petróleo fue y es muy importante en las naciones productoras que trataron de defenderse de los pulpos internacionales ansiosos por el control del "oro negro".

Las multinacionales no titubearon en sostener o derribar gobiernos para acaparar las riquezas petroleras. El imperialismo, hoy llamado privatización, nos despojó, bajo el amplio pretexto de eficiencia y reducción de gastos. La lucha en defensa del petróleo provincial, ante el avance de los trust petroleros, data del 3 de octubre de El gobernador Avelino Figueroa, para tratar de preservar la riqueza petrolera, derogó los permisos de cateo.

Desde se acrecentaron los descubrimientos de petróleo. El grupo "personalista" del radicalismo, con profundo espíritu nacional, luchó por defender y preservar la riqueza petrolera. Yrigoyen, durante su mandato, al no lograr la aprobación de la Ley de Hidrocarburos por parte del parlamento, decidió crear con fecha 3 de junio de , la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, iniciando la lucha por la autarquía de dicha institución. Explotaba una concesión en Bolivia sobre terrenos contiguos al límite argentino, fiscalizaba en los EE.

En octubre de el Dr. Por su parte el Poder Ejecutivo de la provincia de Jujuy, dictó un prudente decreto suspendiendo, por el término de dos años, las solicitudes de cateo de aceites minerales, mientras se practicaban estudios por parte de la Dirección de Minas.

El Almirante Manuel J. Güemes rechazó la oferta. Luego de varias conferencias con el ministro de Agricultura, dictó dos decretos: Las medidas tomadas por Adolfo Güemes tuvieron corta vida. El petróleo volvió a convertirse en centro de disputas entre la provincia y el Gobierno Central. En reportaje realizado por Nueva Época el gobernador salteño declaró:. El Estado Federal pretende apoderarse de la riqueza privada de las provincias mediante la reforma de un artículo del Código de Minería, fundado en un presunto interés nacional.

La situación planteada en Salta llevó a un verdadero enfrentamiento entre YPF y la compañía internacional. En el campo social el dinero se gasta a manos llenas para inclinar el favor de la "alta clase" social argentina.

El dinamarqués Juan B. Eskesen -que opera en la zona norte con cuartel general en Salta -ofrece fiestas sociales en su residencia de Belgrano que deslumbran[ También se comprometía a inaugurar un pozo por año. La nacionalización del oro negro implicaba para el país la compra de insumos industriales y maquinaria especializada a las metrópolis con el consiguiente endeudamiento y demora en el pago de las regalías.

La pobreza estructural de Salta, el déficit crónico y la carencia de fuentes genuinas de ingreso sirvieron de pretexto a los conservadores para llegar a acuerdos con las compañías extranjeras.

YPF, por su parte, en inferioridad de condiciones, intentaba defender el patrimonio nacional en lucha con la oligarquía local, presiones de las compañías extranjeras y carencia de recursos y técnicas necesarias para la explotación petrolera.

Mosconi, impotente para continuar la lucha, se presentó en Vespucio y declaró:. De todos modos es interesante señalar que Mosconi, desesperado por demostrar la viabilidad de la empresa, mandó montar una pequeña refinería y consiguió proveer de nafta a Salta y Jujuy a veinte centavos el litro frente a los treinta y cinco centavos cobrados por la Standard. En otra de sus visitas a Salta, el presidente de YPF tomó nota de las precarias condiciones de vida de los obreros de la empresa.

Mosconi ordenó mejoras para el personal e hizo montar una planta de agua potable para uso de los obreros. En llegó nuevamente al poder la UCR y el gobernador Julio Cornejo retomó la lucha en defensa de las riquezas del subsuelo.

Dejó sin efecto las concesiones otorgadas a la Standard y autorizó a YPF a continuar los cateos en las zonas petroleras de la provincia. Por esta resolución la Standard demandó al gobierno provincial ante la Corte Suprema de la Nación. Conspicuos salteños se convirtieron en abogados de la empresa querellante. El primer abogado de la Compañía norteamericana en la provincia era un Senador Provincial; a su fallecimiento lo reemplaza un miembro del Superior Tribunal de Justicia, para luego hacerlo un hermano del Ministro de Gobierno".

La administración del coronel ingeniero Mosconi, presidente de la primera comisión de YPF, había llevado adelante la empresa con tal eficiencia que, con las ganancias obtenidas y sus propios recursos pudo hacer frente -afirma el autor citado- a la perforación de nuevos pozos, instalaciones, industrias subsidiarias y pago de personal.

En vísperas del golpe militar el dirigente radical, José María Decavi 34 , publicó una carta abierta al entonces gobernador de la provincia, señor Julio Cornejo denunciando que:. También llegó a mi conocimiento que V. A partir del golpe del '30 los nuevos gobernantes metieron mano en los fondos de la empresa con el interés de mostrar que YPF era deficitaria. Dos años después, en , la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a favor de la compañía Standard Oil y esta pudo continuar explotando los yacimientos de Salta.

Como dato curioso y demostrativo de ficción federalista cabe recordar el destino del interesante invento de don Luis Giacosa. El "carburante Giacosa" hubiera significado un hito en la política de autoabastecimiento energético en el país. Estas dos corrientes enfrentadas tenían cada una por su lado argumentos de peso para defender sus posiciones. Los conservadores que pugnaban por la privatización sostenían que era indispensable para el estado provincial el cobro inmediato del dinero entregado por las compañías extranjeras al erario provincial para solucionar las urgencias económicas, atender al pago de sueldos, salud y educación.

Los radicales, por su parte, defendían el patrimonio nacional y sostenían la necesidad de que la Nación se hiciera cargo de la explotación y administración de los recursos del subsuelo. Este enfrentamiento ideológico continuó vigente hasta la política de privatizaciones implementada durante la gestión presidencial del riojano Carlos Menem.

En las estadísticas ordenadas periódicamente en todo el país por el gobierno nacional, figura Salta como una provincia con alto nivel industrial. Consideramos que todas estas cifras fueron manipuladas y no respondían a la realidad económica de la provincia. El cuadro que sigue es un ejemplo de la extraña manipulación de datos. Estos, muestran una fantasía pues la realidad salta a la vista.

Se registran como industrias: Textiles y sus manufacturas Productos forestales y sus manufacturas Sustancias y productos químicos Cuero y sus manufacturas Metales y sus manufacturas Yacimientos, canteras y minas En Salta quedaron en funcionamiento unas pocas curtiembres para abastecer al artesanado local. Los artículos derivados del cuero cayeron en manos de intermediarios.

En Salta compraban cueros salados, los llevaban a las grandes curtiembres litoraleñas y los traían curtidos, en forma de suelas y artículos manufacturados que los intermediarios colocaban en el mercado local. Estos fueron quienes se enriquecieron con la producción y manipulación de precios.

La producción tabacalera, como productora de materia prima para la fabricación de tabacos, cigarros y cigarrillos, sufría -al igual que los rubros arriba señalados- serias limitaciones por el precio del acarreo de la leña y de las altas tarifas del transporte. En algunas zonas de los Valles Calchaquíes la plantación de viñedos y la elaboración de vino eran tradicionales.

La expansión de la industria vitivinícola y la conquista del mercado local constituía toda una esperanza. En las primeras décadas del siglo XX existió la preocupación por darle impulso y conseguir que los viñateros lograran tipos de vinos selectos que pudieran competir con los de procedencia nacional y extranjera.

Castellanos para tratar de lograr una industria competitiva sugirió a los bodegueros estudiasen:. Pero mensajes y consejos no bastaban, la industria no lograba superar los serios problemas de malos caminos y falta de transporte. El ferrocarril terminaba su recorrido en Alemania a 88 kilómetros de los centros productores. Estos debían transportar el vino en carros hasta esa estación ferroviaria y, recién desde allí, en vagones hasta Salta para terminar su procesamiento o bien para la venta.

En ambos casos los fletes encarecían el producto. Tan desventajosa situación hacía imposible la competencia con los vinos cuyanos. Esta situación llevó al gobierno provincial a conceder primas a los vinos. Las primas consistían en la entrega de quinientos mil pesos anuales a los viñateros.

La gente consideró odioso este privilegio que favorecía a los bodegueros, mientras la mayoría de la población vegetaba en la pobreza. En la zona tropical funcionaban dos importantes ingenios azucareros con capitales locales: Sus dueños gozaron siempre de la protección de los sucesivos gobiernos y fueron exceptuados de impuestos por cinco años, a partir de El ingenio fue una empresa de importancia en el Norte del país por contar con moderna tecnología y abundancia de mano de obra.

En sus escritos Patrón Costas recuerda que su empresa funcionaba en el corazón de la selva tropical. Contaba, por tanto, con abundancia de las excelentes maderas obtenidas por el desmonte de la selva.

Para utilizar y comercializar las maderas hizo construir un gigantesco aserradero. Fue tan vertiginosa la prosperidad de la empresa que en los años '40 sus posesiones llegaron a la enorme cifra de Un interlocutor, don Salvador, quien fuera durante treinta años empleado del ingenio San Martín del Tabacal, plantea, en su interesante testimonio, una suerte de periodización en la historia del Ingenio.

En el Ingenio me ha ido bien. De Patrón Costas se habla mucho, pero yo, cómo podría decir, para sintetizar, yo soy un agradecido de Patrón Costas, pero eso no me inhibe de decir la verdad que también he visto[ Yo todo lo que le estoy hablando es del '35 hasta el '38[ Ese año se murió el administrador, el principal del ingenio, murió [ No se puede decir otra cosa.

No, decían que era Patrón Costas el que hacía todas estas iniquidades. Era el administrador que tenían ahí y el comisario.

Eran los que han cometío las mayores injusticias. Patrón Costas qué sabía, él venía una vez al año, todavía si él quería hablar con la gente, nadie lo iba a hablar, entonces quiere decir que las cosas estaban hermosas. Y se acabaron los galpones esos y el rancherío que había. Mejoró el hospital, compró ambulancias, construyó la iglesia porque el administrador anterior sólo se ocupaba de perseguir gente [ Pero al obrero lo mismo no lo saludaba, no lo veía, el obrero era una cosa, casi como un animal, un animal, lo mismo.

Bueno, cuando vino el ingeniero Eduardo iba todo bien. Mejoró sobre todo el hospital, fueron las monjas y se hicieron cargo del hospital. Esa es la pura verdad. En la ciudad fueron escasas y modestas las plantas industriales pero daban trabajo a cerca de mil obreros.

Por su importancia en el medio y en el mercado interno corresponde señalar: El tabaco debía ser sometido a un largo proceso para la elaboración de los distintos tipos de cigarrillos que se fabricaban.

Su precio variaba de acuerdo a la calidad. El molino tenía usinas propias, poseía un motor de 12 caballos de fuerza y funcionaba a petróleo. Decía su fundador y presidente:. El anuncio llenó de entusiasmo a la sociedad salteña de aquellos años.

Se trataba de una sociedad anónima con directorio y accionistas. El presidente de la asociación era Gordon Leach secundado por Whigham. El diario local comentaba:. Un aplauso para los pioneros de la obra quienes sobre los terrenos de la vieja cervecería se unieron para levantar un establecimiento que representa el orgullo de Salta".

SAETA estaba preparada para elaborar textiles y aceites, lanas burdas y lanas peinadas, tejidos de algodón y de lana. Yo llegué a ser presidente del Sindicato Cristiano de Obreros Textiles porque en ese tiempo no se llamaban secretarios, sino presidentes. Para no firmar el convenio, a los dirigentes del sindicato nos ofrecieron diez mil pesos, casa y trabajo en Buenos Aires.

Pero el convenio se firmó. Cuando se abrió la destilería de Chachapoyas, instalación dependiente de YPF, por ejemplo, me ofrecieron entrar de capataz de primera. Ahí en la SAITA no era que hacíamos reclamos todos los días, se hacía una reunión al mes con la patronal para ver las falencias y la empresa nos hacía notar las falencias nuestras, los tipos que no se portaban bien, que no laburaban.

No era que yo iba a reclamar por que sí. El tipo que era canchero no iba. Había un tal Medina que era comunista. Cumplíamos el convenio y este empezó a empuar a la gente. Medina era un chango bien puesto. Yo lo hablé y me dijo: Entonces yo le dije si no te gusta te vas. Por supuesto que no dejé que lo echen como "un trapo sucio" sino que hice que lo indemnizaran.

Cuando entra Xamena al gobierno se nos presentan varios problemas a nosotros, los textiles. Primera situación que YPF no tenía combustible. En las horas que no funcionaba la usina propia de la empresa ya no había combustible. Entonces voy y me entero que la Standard tenía petróleo.

Entonces le digo a Xamena: Y el gobernador me dijo no, manejalo vos". Entonces vamos y le hacemos un telegrama a Antonio Ermida que era secretario del ramo y le explicamos que YPF no tenía petróleo pero la Standard sí.

El telegrama lo enviamos a las 10 de la mañana y a las 14 hs. Pero si aquí casi no existían industrias. Tendría que haberlos escuchado. Cuando le pedimos el proyecto de ley, Xamena dijo: Xamena llamó a reunión de gabinete pero al final se negó al pedido nuestro. Entonces, a partir de allí le agarré inquina. Entonces vamos a verlo al diputado Olivio Ríos. Estuvo de acuerdo con nosotros, pero, al final no hizo nada.

Es que no les convenía y entonces levantan y se van a otra parte. No eran capitales de aquí y aparte estaban en las listas negras de las empresas de nazis. Yo conocí al presidente del Directorio que se llamaba Otto Wierkan y al síndico que se llamaba Eugenio Pirs.

Y nada se hizo frente a cuestiones totalmente antojadizas. Una industria local, mediana pero que por calidad y precios había ganado el mercado local y expandido hasta la frontera boliviana, constituía una molesta competencia para las industrias sureñas en expansión; puede ser una explicación posible para esta cuestión. Abastecía el mercado local de la industria de la construcción, al igual que otras pequeñas caleras de Cerrillos, Campo Santo y La Merced. Las pocas que lograron una corta existencia no pudieron competir con el desarrollo y expansión del Puerto, abierto al mercado mundial.

Durante los largos enfrentamientos europeos los intentos tuvieron éxito sólo por tratarse de industrias sustitutivas, pero al haber aceptado las reglas del juego impuestas por el centralismo porteño, poco a poco se incorporó al mercado capitalista dependiente.

La pequeña industria provinciana no podía competir con las empresas del Sur. La riqueza local que podía haber conformado un capital financiero provincial emigra hacia Buenos Aires y por tanto no financia empresas salteñas. No existía una legislación adecuada que pudiera enfrentar esta situación que era estructural, pero tampoco había garantías de mercados importantes que ofrecieran ciertas ventajas a las pequeñas industrias locales. Era dable esperar que las industrias, como había ocurrido con las curtiembres y la ganadería, fueran generadas por los hacendados que se habían beneficiado con algunas mejoras en las especies ganaderas.

A esto debemos agregar que no se podía esperar desarrollo económico pues la productividad no era lo suficientemente sostenida como para justificar gastos de inversión en nuevas maquinarias.

En Minetti compró la tierra y en se comenzó a edificar el edificio. Fue una incalculable fuente de trabajo para la gente de la zona y duró hasta En ese año cesó y se fue a instalar a Jujuy, a Puesto Viejo.

Las instalaciones que quedaron intactas fueron saqueadas por la gente. A mí me daba muchísima rabia ver como saqueaban y me pelié con muchos vecinos por eso. Relacionado con la economía local trabajaban en Salta una compañía extranjera prestataria de los servicios de energía y transporte tranviario, una compañía con asiento en Buenos Aires a cargo de los servicios telefónicos y unas pocas empresas de colectivos con capitales locales.

Problemas denunciados constantemente por la prensa:. Queda en pie el servicio de luz eléctrica, cuyo mejoramiento debe establecerse y debe encararse el problema de las actividades telefónicas. En provincias, en materias de servicios de esta clase siempre nos dejamos "tapar la batea" por empresas y capitales ajenos al medio Durante el mandato de Robustiano Patrón Costas se autorizó la transferencia de las concesiones de la S. En lo que respecta al tranvía, sabemos por Nueva Epoca que, hacia A pesar de estas carencias, los tranvías prestaban servicios de gran utilidad para el traslado hacia los humildes barrios suburbanos: Parada Caseros, los Cuarteles, la Estación y el barrio del río Arias.

El diario anunciaba la novedad así: En prestaban servicios de transporte de colectivos, con capitales locales, las empresas: Las necesidades económicas y comerciales de la población urbana y rural requerían la mantención de caminos, apertura de rutas, logro de rebajas en los precios del transporte y combustibles y organización para que alimentos, remedios y otros insumos llegasen a tiempo a los mercados locales. Por medio de la red de transportes y modernización de las redes camineras se buscó la integración campo- ciudad para unificar el mercado provincial y comunicar a éste con el mercado nacional.

El diagrama en forma de abanico -originario de los ferrocarriles y luego de las rutas- convergente sobre Buenos Aires, se sabe que no es casual. La escasa red de comunicaciones con que contaba la provincia hizo que fuera preocupación constante de los gobiernos la mejora y construcción de caminos y puentes. A pesar de los informes laudatorios preparados por los distintos gobernantes, los caminos y carreteras continuaban polvorientos, estrechos y se convertían, con las lluvias, en verdaderos lodazales difíciles de transitar.

Hubiera sido necesaria una planificación integral y coherente de las líneas de transporte y comunicaciones para unir las diversas y aisladas zonas de la provincia. Esto hubiera permitido alcanzar un mayor volumen comercial, celeridad en la extracción y salida de recursos. Nada se hizo y la campaña permaneció, como siempre, en total abandono.

Resolvimos tratar los diferentes medios de comunicación existentes en aquella época por separado. De todas formas señalaremos sólo los rasgos fundamentales de los medios existentes en la Salta de entonces. Lamentablemente no lo fue. Década de - Fototeca del Museo de la Ciudad. La prolongación de las vías férreas permitió la llegada del ferrocarril a Salta en , medio de comunicación y transporte visto -por el imaginario colectivo- como un hito y mito del progreso y la panacea que terminaría con la pobreza provinciana.

Si bien los ferrocarriles trajeron cambios profundos provocaron, como todo cambio estructural, el sufrimiento y la pobreza de los individuos que continuaron cautivos de la economía tradicional: Los caminos de acero terminaron, también, con sectores del aparato productivo y con las redes que unían los mercados de consumo local.

No sólo introdujeron productos industriales sino también alimenticios como carne, harina, cereales, frutas y frutas secas, dulces, golosinas, etcétera. Durante su mandato, el gobernador Castellanos consiguió que la Nación invirtiera quinientos mil pesos para completar el trazado ferroviario Talapampa-Alemania, importante para la comunicación, transporte de pasajeros, envío de correspondencia y algo de carga.

Pero no solucionó en absoluto el aislamiento de los Valles Calchaquíes ni de su promisoria industria vitivinícola y de especias ají, pimentón y pimienta. Hacia , el ferrocarril "Central Norte", propiedad del Estado nacional, nos unía con Buenos Aires, Formosa, las provincias vecinas y llegaba hasta los límites de la frontera con Bolivia, por Yacuiba.

En toda la región se sentía la urgencia por conseguir del gobierno central la rebaja en el precio de los fletes. Así podrían abaratarse los envíos al puerto de Buenos Aires y a otros centros importantes del país de petróleo y sus derivados, vinos, tabacos y maderas extraídas en la provincia.

El petróleo crudo y la leña -materias primas indispensables para el movimiento ferroviario- se extraían de esa zona. El petróleo crudo era transportado a las refinerías de La Plata y de allí volvían a traerse los productos derivados. Este ir y venir enriquecía a los intermediarios, encarecía el transporte y empobrecía a la provincia. Por el otro, la mentalidad provinciana no alentaba tamaña aventura. Si pensamos en los sueldos cobrados por la mayoría de los salteños, un viaje en tren -a la Capital Federal- era impensable.

Nuevamente se puso la esperanza en el ferrocarril que haría posible la salida a los mercados chilenos por medio del Huaytiquina, obra iniciada en el gobierno de Yrigoyen. En el mitin popular realizado en , en pro de la construcción del ferrocarril con salida al Pacífico, decía:.

Es necesario que todos se enrolen en el nuevo partido que debemos formar en Salta: Existía en las provincias del Norte urgencia por solucionar los problemas acuciantes que afectaban sus economías. A la convocatoria respondieron seis gobernadores que acudieron a Salta en junio de La construcción de esta monumental vía férrea se paralizó por el golpe militar de y recién sería concluida con el cambio político propiciado por el gobierno de Juan Domingo Perón.

Las obras del Huaytiquina atrajeron a trabajadores de todo el mundo. La situación internacional de la Gran Guerra y la entreguerra provocó la llegada de miles de refugiados y la gente tejió un sinfín de rumores acerca de famosos personajes mimetizados entre los trabajadores.

Tal el caso del mariscal Tito. Con tales sacrificios, algunos tenaces inmigrantes lograron amasar un pequeño capital para instalarse con negocio o comprar una finquita. El tendido de las vías férreas con salida al Pacífico dio vida a una extensa región. A los 27 años, cuando me casé. En el año '39 estaban haciendo la línea del Huaytiquina y ellos vendían chorizos, arrollados, queso de chancho, jamones, panceta.

Todo eso se llevaba para "arriba". A los obreros les pagaban bastante bien así que había mucho movimiento en el pueblo. Ahí trabajaban muchos inmigrantes que sabían, que venían como técnicos y capataces, con altos cargos a trabajar y ganaban muy bien.

Sí, antes de trabajar en el ingenio, cuando era mas changuito, tendría unos 12 años, trabajé en el Huaytiquina, con mi hermano José y también trabajaba el hermano mayor, Francisco. José y Francisco eran operarios de taller pero yo era un ayudante y me daban unas chirolas por día.

No era el sueldo de la empresa, sino que eso me pagaba el remachador que hacía los remaches "al rojo". Haciendo ese trabajo estuve casi un año. El Huaytiquina le pagaba bien a la gente y en ese tiempo había salido la ley del salario mínimo, que puso Yrigoyen.

El campamento central del Huaytiquina estaba en Quijano y el capataz general que estaba en ese tiempo era un gallego gordo de apellido Lafuente. Estas fueron el telégrafo, el teléfono y la radio. Hacia la expansión de estos medios de comunicación alcanzó un ritmo acelerado por la reactivación y bonanza económica. Desde los Estados Unidos de Norte América el telégrafo se expandió. El Estado-nación lo implementó como cuestión estratégica de unidad nacional para comunicarse con las provincias y a éstas entre sí.

La adopción del sistema Morse como código universalmente utilizado hizo posible la transmisión rapidísima de mensajes. A fines del siglo XIX, la ciudad de Salta contaba con una oficina central atendida por un jefe a cargo de ocho empleados. En el interior de la provincia habían once oficinas con tres empleados cada una jefe guarda hilo, administrador de Correos y mensajero cartero.

La instalación del telégrafo fue un avance notable en las comunicaciones. Esas oficinas tenían en servicio empleados. Las dependencias del interior contaban con empleados y 66 encargados de estafeta.

Clavel rojo en un valle profundo y desolado. Soñabas que tu amor fuera como el infante que te sigue sumiso recogiendo tu manto. Y en vez de flores, versos y collares de perlas, te dio la Muerte rosas marchitas en un ramo. Tenías en el pecho la formidable aurora de Isabel de Segura.

Tu canto, como alondra que mira quebrarse el horizonte, se torna de repente monótono y amargo. Y tu grito estremece los cimientos de Burgos. Y oprime la salmodia del coro cartujano. Y choca con los ecos de las lentas campanas perdiéndose en la sombra tembloroso y rasgado. Tenías la pasión que da el cielo de España. La pasión del puñal, de la ojera y el llanto. Tu juglar fue un mancebo con escamas de plata y un eco de trompeta su acento enamorado.

Y, sin embargo, estabas para el amor formada, hecha para el suspiro, el mimo y el desmayo, para llorar tristeza sobre el pecho querido deshojando una rosa de olor entre los labios. Granada era tu lecho de muerte, Doña Juana, los cipreses, tus cirios; la sierra, tu retablo.

Princesa enamorada y mal correspondida. La luz es Dios que desciende, y el sol brecha por donde se filtra. Todo lo vivo que pasa por las puertas de la muerte va con la cabeza baja y un aire blanco durmiente. Con habla de pensamiento. Sin sonidos… Tristemente, cubierto con el silencio que es el manto de la muerte.

Estrella sonora sobre los campos dormidos, vieja amiga de las ranas y de los oscuros grillos, tienes sepulcros de oro en los rayos tremolinos del sol que dulce te hiere en la fuerza del Estío, y el sol se lleva tu alma para hacerla luz. Sea mi corazón cigarra sobre los campos divinos. Que muera cantando lento por el cielo azul herido y cuando esté ya expirando una mujer que adivino lo derrame con sus manos por el polvo. Y mi sangre sobre el campo sea rosado y dulce limo donde claven sus azadas los cansados campesinos.

Balada triste Pequeño poema. Pasé por el jardín de Cartagena la verbena invocando y perdí la sortija de mi dicha al pasar el arroyo imaginario. Fui también caballero una tarde fresquita de mayo. Ella era entonces para mí el enigma, estrella azul sobre mi pecho intacto. Cabalgué lentamente hacia los cielos. Era un domingo de pipirigallo. Y vi que en vez de rosas y claveles ella tronchaba lirios con sus manos.

Yo siempre fui intranquilo, niños buenos del prado. En abril de mi infancia yo cantaba, niños buenos del prado, la ella impenetrable del romance donde sale Pegaso. Es la savia entrañable que madura los campos. Es sangre de poetas que dejaron sus almas perderse en los senderos de la Naturaleza. Se abandona a los hombres con sus dulces cadencias. Los hogares humean, y son los humos brazos que levantan la niebla. Escuchad los romances del agua en las choperas. Y se tornan llanuras las montañas serenas.

Mas la canción del agua es una cosa eterna. Ella es firme y suave, llena de cielo y mansa. Ella es niebla y es rosa de la eterna mañana. Miel de luna que fluye de estrellas enterradas.

Por algo Jesucristo en ella confirmose. Por algo las estrellas en sus ondas descansan. Por algo madre Venus en su seno engendrose, que amor de amor tomamos cuando bebemos agua. Es el amor que corre todo manso y divino, es la vida del mundo, la historia de su alma. Ella lleva secretos de las bocas humanas, pues todos la besamos y la sed nos apaga. Es un arca de besos de bocas ya cerradas, es eterna cautiva, del corazón hermana.

Y los ojos se pierden en regiones doradas. Agua dulce en que tantos sus espíritus lavan, no hay nada comparable con tus orillas santas si una tristeza honda nos ha dado sus alas. He llegado a la línea donde cesa La nostalgia, Y la gota de llanto se transforma, Alabastro de espíritu. El copo del dolor Se acaba, Pero queda la razón y la sustancia De mi viejo mediodía de labios, De mi viejo mediodía De miradas. Un turbio laberinto De estrellas ahumadas Enreda mi ilusión Casi marchita.

Y una alucinación Me ordeña las miradas. Veo la palabra amor Desmoronada. Es un besar azul que recibe la Tierra, el mito primitivo que vuelve a realizarse. El contacto ya frío de cielo y tierra viejos con una mansedumbre de atardecer constante. Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores y nos unge de espíritu santo de los mares. La que derrama vida sobre las sementeras y en el alma tristeza de lo que no se sabe. La nostalgia terrible de una vida perdida, el fatal sentimiento de haber nacido tarde, o la ilusión inquieta de un mañana imposible con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo, nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre, pero nuestro optimismo se convierte en tristeza al contemplar las gotas muertas en los cristales. Y son las gotas: Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio y le dejan divinas heridas de diamante.

Son poetas del agua que han visto y que meditan lo que la muchedumbre de los ríos no sabe. Cuando sobre los campos desciendes lentamente las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena, tristeza resignada de cosa irrealizable, tengo en el horizonte un lucero encendido y el corazón me impide que corra a contemplarle. Loco reloj que canta Muertas horas antiguas. Seno de los campos tembloroso de aromas y zumbidos. La miel es la epopeya del amor, la materialidad de lo infinito. Alma y sangre doliente de las flores condensada a través de otro espíritu. Así la miel del hombre es la poesía que mana de su pecho dolorido, de un panal con la cera del recuerdo formado por la abeja de lo íntimo La miel es la bucólica lejana del pastor, la dulzaina y el olivo, hermana de la leche y las bellotas, reinas supremas del dorado siglo.

La miel es como el sol de la mañana, tiene toda la gracia del estío y la frescura vieja del otoño. Es la hoja marchita y es el trigo. En ti duerme la melancolía, el secreto del beso y del grito.

Éste es tu adjetivo. Dulce como los vientres de las hembras. Dulce como los ojos de los niños. Dulce como las sombras de la noche. Dulce como una voz.

O como un lirio. Para el que lleva la pena y la lira, eres sol que ilumina el camino. Equivales a todas las bellezas, al color, a la luz, a los sonidos. Divino licor de la esperanza, donde a la perfección del equilibrio llegan alma y materia en unidad como en la hostia cuerpo y luz de Cristo. El que te gusta no sabe que traga un resumen dorado del lirismo.

Elegía Diciembre de GRANADA Como un incensario lleno de deseos, pasas en la tarde luminosa y clara con la carne oscura de nardo marchito y el sexo potente sobre tu mirada. Llevas en la boca tu melancolía de pureza muerta, y en la dionisíaca copa de tu vientre la araña que teje el velo infecundo que cubre la entraña nunca florecida con las vivas rosas fruto de los besos.

En tus manos blancas llevas la madeja de tus ilusiones, muertas para siempre, y sobre tu alma la pasión hambrienta de besos de fuego y tu amor de madre que sueña lejanas visiones de cunas en ambientes quietos, hilando en los labios lo azul de la nana. Pero tus ojeras se van agrandando y tu pelo negro va siendo de plata; tus senos resbalan escanciando aromas y empieza a curvarse tu espléndida espalda.

Virgen dolorosa que tiene clavadas todas las estrellas del cielo profundo en su corazón ya sin esperanza. Eres el espejo de una Andalucía que sufre pasiones gigantes y calla, pasiones mecidas por los abanicos y por las mantillas sobre las gargantas que tienen temblores de sangre, de nieve, y arañazos rojos hechos por miradas. La tristeza inmensa que flota en tus ojos nos dice tu vida rota y fracasada, la monotonía de tu ambiente pobre viendo pasar gente desde tu ventana, oyendo la lluvia sobre la amargura que tiene la vieja calle provinciana, mientras que a lo lejos suenan los clamores turbios y confusos de unas campanadas.

Mas en vano escuchaste los acentos del aire. Nunca llegó a tus oídos la dulce serenata. Lo comentan los niños jugando con el agua de un cauce sereno. Va a la aurora que brilla en el fondo en caballo blanco como el hielo. Dice un hombre que ha visto a Santiago en tropel con doscientos guerreros; iban todos cubiertos de luces, con guirnaldas de verdes luceros, y el caballo que monta Santiago era un astro de brillos intensos.

Dice el hombre que cuenta la historia que en la noche dormida se oyeron tremolar plateado de alas que en sus ondas llevóse el silencio.

Es la noche de luna menguante. Esta noche en la vega se escuchan los relatos brumosos del cuento. Ella vio en una noche lejana como ésta, sin ruidos ni vientos, el apóstol Santiago en persona, peregrino en la tierra del cielo.

Cuando hubo pasado la puerta, mis palomas sus alas tendieron, y mi perro, que estaba dormido, fue tras él sus pisadas lamiendo. A su paso dejó por la senda un olor de azucena y de incienso. Pero llena dejome la casa de rosales y de jazmineros, y las uvas verdes en la parra maduraron, y mi troje lleno encontré la siguiente mañana. Todo obra del Apóstol bueno. La tristeza que tiene mi alma, por el blanco camino la dejo, para ver si la encuentran los niños y en el agua la vayan hundiendo, para ver si en la noche estrellada a muy lejos la llevan los vientos.

Los chopos niños recitan su cartilla; es el maestro un chopo antiguo que mueve tranquilo sus brazos muertos. Haced un bosque sonoro con vuestras flautas. Yo vuelo hacia mi casa intranquilo. En el verde olivar de la colina hay una torre mora, del color de tu carne campesina que sabe a miel y aurora.

Me ofreces en tu cuerpo requemado el divino alimento que da flores al cauce sosegado y luceros al viento. Danaide del placer eres conmigo. Huelen tus besos como huele el trigo reseco del verano. Deja tu cabellera extendida y solemne como un manto de sombra en la pradera. Píntame con tu boca ensangrentada un cielo del amor, en un fondo de carne la morada estrella de dolor.

Y aunque no me quisieras te querría por tu mirar sombrío, como quiere la alondra al nuevo día, sólo por el rocío.

Déjame bajo el claro mediodía consumir la manzana. Yo tengo sed de aromas y de risas, sed de cantares nuevos sin lunas y sin lirios, y sin amores muertos. Un cantar de mañana que estremezca a los remansos quietos del porvenir. Y llene de esperanza sus ondas y sus cienos. Un cantar luminoso y reposado pleno de pensamiento, virginal de tristeza y de angustias y virginal de ensueños. Cantar sin carne lírica que llene de risas el silencio una bandada de palomas ciegas lanzadas al misterio.

Cantar que vaya al alma de las cosas y al alma de los vientos y que descanse al fin en la alegría del corazón eterno.

La luz de la aurora lleva semillero de nostalgias y la tristeza sin ojos de la médula del alma. La gran tumba de la noche su negro velo levanta para ocultar con el día la inmensa cumbre estrellada. Nariz del corazón, que explora en la tiniebla del tiempo. Ayer es lo marchito. El sentimiento y el campo funeral del recuerdo. Anteayer es lo muerto. Madriguera de ideas moribundas de pegasos sin freno.

Malezas de memorias y desiertos perdidos en la niebla de los sueños. Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo. El pasado se pone su coraza de hierro y tapa sus oídos con algodón del viento.

Viva lección para anarquistas. Gobierna rígido la faz divina con su turbante de niebla fría, poniendo dulces astros sin vida al rubio cuervo del día. Y entonces, luna blanca, vendría el puro reino de la ceniza.

Ya habréis notado que soy nihilista. El aire del invierno hace tu azul pedazos, y troncha tus florestas el lamentar callado de alguna fuente fría. Donde posas tus manos, la espina de la risa o el caluroso hachazo de la pasión encuentras.

Huyendo del sonido eres sonido mismo, espectro de armonía, humo de grito y canto. Vienes para decirnos en las noches oscuras la palabra infinita sin aliento y sin labios. Hoy arrastran tus ondas turbias de pensamiento la ceniza sonora y el dolor del antaño.

Los ecos de los gritos que por siempre se fueron. El estruendo remoto del mar, momificado. Balada de un día de Julio Julio de Esquilones de plata Llevan los bueyes. Esquilones de plata Llevan los bueyes. Mi corazón te ofrezco, Corazón tenue, Herido por los ojos De las mujeres. Mi corazón desangra Como una fuente. Nosotros, Nos hemos puesto De oro. Sueño Mayo de Mi corazón reposa junto a la fuente fría. Llénala con tus hilos, araña del olvido.

El agua de la fuente su canción le decía. Mi corazón despierto sus amores decía. Araña del silencio, téjele tu misterio El agua de la fuente lo escuchaba sombría.

Araña del silencio, téjele tu misterio. Mi corazón se vuelca sobre la fuente fría. Manos blancas, lejanas, detened a las aguas. Y el agua se lo lleva cantando de alegría. Paisaje Junio de Las estrellas apagadas llenan de ceniza el río verdoso y frío. La fuente no tiene trenzas. Ya se han quemado los nidos escondidos. Las ranas hacen del cauce una siringa encantada, desafinada.

Sale del monte la luna, con su cara bonachona de jamona. Una estrella le hace burla desde su casa de añil infantil. El débil color rosado hace cursi el horizonte del monte.

Y observo que el laurel tiene cansancio de ser poético y profético. Como la hemos visto siempre el agua se va durmiendo, sonriyendo. Todo llora por costumbre, todo el campo se lamenta sin darse cuenta. Yo, por no desafinar, digo por educación: Yo voy lejos del paisaje. Hay en mi pecho una hondura de sepultura. Un murciélago me avisa que el sol se esconde doliente en el poniente.

Llanto de las alamedas y arboledas. En el carbón de la tarde miro mis ojos lejanos, cual milanos. Y despeino mi alma muerta con arañas de miradas olvidadas. Ya es de noche y las estrellas clavan puñales al río verdoso y frío. Noviembre Noviembre de Todos los ojos estaban abiertos frente a la soledad despintada por el llanto.

Tin tan, tin tan. Los verdes cipreses guardaban su alma arrugada por el viento, y las palabras como guadañas segaban almas de flores. El cielo estaba marchito. Obeliscos y chimeneas hacían pompas de jabón. Tarde desmoronada sobre piras de silencio. Preguntas Mayo de Un pleno de cigarras tiene el campo.

Corre el agua del río mansamente. Se deshojan las rosas en el lodo. Una hoja la tierra y otra hoja el cielo. Aplastóse doliente sobre letras de tejados viejos. Lírica flor de torre y luna de los vientos, abandona el estambre de la cruz y dispersa sus pétalos, para caer sobre las losas frías comida por la oruga de los ecos.

Yaces bajo una acacia. No podías latir porque eras de hierro… Mas poseíste la forma: Gris pergamino dolorido de lo que quise y ya no quiero. Se ha puesto el sol Agosto de Se ha puesto el sol. Un perro campesino quiere comerse a Venus y le ladra. Brilla sobre su campo de pre-beso, como una gran manzana. Los mosquitos, Pegasos del rocío, vuelan, el aire en calma. La Penélope inmensa de la luz teje una noche clara.

Con las plumas de letras, sin palomo y sin nido. Pero en medio de tu meditación van gotas de humorismo. Hecha con la corteza de la ciencia te ríes del Destino, y gritas: En medio de la mesa, al derrumbarse tu azul mansión, has visto que el milano te mira ansiosamente: El fondo un campo de nieve. Mis manos eran hierros para los yunques; tu cuerpo era el ocaso de una campanada.

En la agujereada calavera azul hicieron estalactitas mis te quiero. Ahora maestro grave a la alta escuela, y mi amor y a mis sueños caballito sin ojos. Y el fondo es un campo de nieve. Mi viejo chopo turbio de ruiseñores esperaba poner entre las hierbas sus ramas mucho antes que el otoño lo dorara. Pero los puntales de mis miradas lo sostenían. Tiéndete en la pradera cuando cruja mi alma, que un vendaval de besos y palabras ha dejado rendida, lacerada. Clara estrella azul, ombligo de la aurora.

Os comprendo y me dejo arrumbado en la cómoda al insecto del tiempo. Tarde Noviembre de Tarde lluviosa en gris cansado, Y sigue el caminar. Y los retratos viejos Y el libro sin cortar… Chorrea la tristeza por los muebles Y por mi alma. Y me duele la carne del corazón Y la carne del alma. Y al hablar, Se quedan mis palabras en el aire Como corchos sobre agua. Tarde lluviosa en gris cansado, Y sigue el caminar. Hay almas que tienen… 8 de Febrero de Hay almas que tienen azules luceros, mañanas marchitas entre hojas del tiempo, y castos rincones que guardan un viejo rumor de nostalgias y sueños.

Otras almas tienen dolientes espectros de pasiones. Ecos de una voz quemada que viene de lejos como una corriente de sombra. Recuerdos vacíos de llanto y migajas de besos. Piedras juveniles roídas de ensueño caen sobre las aguas de mis pensamientos. Hunde tu cetro en él, Señor. Arranca los esqueletos De los gavilanes líricos Que tanto, tanto lo hirieron, Y si acaso tienes pico Móndale su corteza De Hastío.

Licor hecho con llanto. Es lo mismo Que tu licor compuesto De trinos. La luz se va apagando. Lírico, Mientras todos mis sueños Se llenan de rocío.

Aquí, Señor, te dejo Mi corazón antiguo, Voy a pedir prestado Otro nuevo a un amigo. Corazón con arroyos Y pinos. Corazón sin culebras Ni lirios. Robusto, con la gracia De un joven campesino, Que atraviesa de un salto El río. Frío, frío, Como el agua Del río. Caliente, caliente, Como el agua De la fuente. Don Lagarto, y los niños del pueblo pueden daros un susto.

Las góndolas sin remos de las ideas, cruzan el agua tenebrosa de tus iris quemados. Ya se ha disuelto el sol en la copa del monte, y enturbian el camino los rebaños.

Es hora de marcharse, dejad la angosta senda y no continuéis meditando. Que lugar tendréis luego de mirar las estrellas cuando os coman sin prisa los gusanos. La casualidad se va tornando en nieve, y los años dormidos ya se atreven a clavar los telares del siempre. La quietud hecha esfinge se ríe de la Muerte que canta melancólica en un grupo de lejanos cipreses. La yedra de las gotas tapiza las paredes empapadas de arcaicos misereres.

Las arañas iban por los laureles. Balada de la placeta Cantan los niños En la noche quieta: Yo Un doblar de campanas Perdidas en la niebla. Los niños Ya nos dejas cantando En la plazuela. Yo Una rosa de sangre Y una azucena. Los niños Mójalas en el agua De la canción añeja. Yo El sabor de los huesos De mi gran calavera. Los niños Bebe el agua tranquila De la canción añeja. Yo La fuente y el arroyo De la canción añeja.

Yo Se ha llenado de luces Mi corazón de seda, De campanas perdidas, De lirios y de abejas. Las pupilas enormes De las frondas resecas, Heridas por el viento, Lloran las hojas muertas. Alrededor de mis ojos bandadas de letras giran. Por un monte de papel asoma la luna fría.

Yo me salgo desnudo a la calle, Maduro de versos Perdidos. Lo negro, acribillado Por el canto del grillo, Tiene ese fuego fatuo, Muerto, Del sonido. Esa luz musical Que percibe El espíritu. Los esqueletos de mil mariposas Duermen en mi recinto. Hay una juventud de brisas locas Sobre el río. El concierto interrumpido A Adolfo Salazar Ha roto la armonía de la noche profunda el calderón helado y soñoliento de la media luna. Las acequias protestan sordamente arropadas con juncias, y las ranas, muecines de la sombra, se han quedado mudas.

Canción oriental Es la granada olorosa un cielo cristalizado. Cada grano es una estrella, cada velo es un ocaso. Cielo seco y comprimido por la garra de los años. La granada es como un seno viejo y apergaminado, cuyo pezón se hizo estrella para iluminar el campo.

Es colmena diminuta con panal ensangrentado, pues con bocas de mujeres sus abejas la formaron. La granada es el tesoro del viejo gnomo del prado, el que habló con niña Rosa en el bosque solitario. Aquel de la blanca barba y del traje colorado. Arca de piedras preciosas en entraña de oro vago.

La espiga es el pan. Es Cristo en vida y muerte cuajado. El olivo es la firmeza de la fuerza y el trabajo. La naranja es la tristeza del azahar profanado, pues se torna fuego y oro lo que antes fue puro y blanco. Las vides son la lujuria que se cuaja en el verano, de las que la iglesia saca, con bendición, licor santo. Las castañas son la paz del hogar. Crepitar de leños viejos, peregrinos descarriados. La bellota es la serena poesía de lo rancio, y el membrillo de oro débil la limpieza de lo sano.

Mas la granada es la sangre, sangre del cielo sagrado, sangre de la tierra herida por la aguja del regato. Sangre del viento que viene del rudo monte arañado. Sangre de la mar tranquila, sangre del dormido lago. Te cercan las mariposas creyéndote sol parado, y por miedo de quemarse huyen de ti los gusanos. Porque eres luz de la vida, hembra de las frutas. Claro lucero de la floresta del arroyo enamorado.

Has caído en el espejo del remanso dormido, abatiendo tu frente ante el Poniente. No fue el vendaval ronco el que rompió tu tronco, ni fue el hachazo grave del leñador, que sabe has de volver a nacer.

Fue tu espíritu fuerte el que llamó a la muerte, al hallarse sin nidos, olvidado de los chopos infantes del prado. Fue que estabas sediento de pensamiento, y tu enorme cabeza centenaria, solitaria, escuchaba los lejanos cantos de tus hermanos.

En tu cuerpo guardabas las lavas de tu pasión, y en tu corazón, el semen sin futuro de Pegaso. La terrible simiente de un amor inocente por el sol de ocaso. Has caído en el espejo del remanso dormido. Yo te vi descender en el atardecer y escribo tu elegía, que es la mía. Campo El cielo es de ceniza. Suena en un gris rojizo la esquila del rebaño, y la noria materna acabó su rosario.

Dientes de espuma, Labios de cielo. El mar, Sonríe a lo lejos. La luna y la muerte La luna tiene dientes de marfil.

Doña Muerte, arrugada, pasea por sauzales con su absurdo cortejo de ilusiones remotas. Va vendiendo colores de cera y de tormenta como un hada de cuento mala y enredadora.

La luna le ha comprado pinturas a la Muerte. Madrigal Yo te miré a los ojos cuando era niño y bueno. Tus manos me rozaron y me diste un beso.

Los relojes llevan la misma cadencia, y las noches tienen las mismas estrellas. Y se abrió mi corazón como una flor bajo el cielo, los pétalos de lujuria y los estambres de sueño. En mi cuarto sollozaba como el príncipe del cuento por Estrellita de oro que se fue de los torneos. Yo me alejé de tu lado queriéndote sin saberlo. No sé cómo son tus ojos, tus manos ni tus cabellos. Sólo me queda en la frente la mariposa del beso.

Mi paraíso un campo Sin ruiseñor Ni liras, Con un río discreto Y una fuentecilla. Sin la espuela del viento Sobre la fronda, Ni la estrella que quiere Ser hoja. El lirio de la fuente no grita su tristeza. La ciencia de los cantos por los cantos la tienen los bosques rumorosos y las aguas del mar. El silencio profundo de la vida en la tierra, nos lo enseña la rosa abierta en el rosal. Hay que ser todo cantos, todo luz y bondad.

Brotaría en la sombra del amor carcomido una fuente de aurora tranquila y maternal. Desaparecerían ciudades en el viento. Y a Dios en una nube veríamos pasar. Espigas Junio de El trigal se ha entregado a la muerte. Ya las hoces cortan las espigas. Cabecean los chopos hablando con el alma sutil de la brisa. El trigal sólo quiere silencio. Se cuajó con el sol, y suspira por el amplio elemento en que moran los ensueños despiertos. Son cabecitas, que tienen el cerebro de oro puro y expresiones tranquilas.

Todas piensan lo mismo, todas llevan un secreto profundo que meditan. Arrancan a la tierra su oro vivo y cual dulces abejas del sol, liban el rayo abrasador con que se visten para formar el alma de la harina. La flor silvestre nace para el sueño y vosotras nacéis para la vida. Meditación bajo la lluvia Fragmento 3 de enero de A José Mora Ha besado la lluvia al jardín provinciano Dejando emocionantes cadencias en las hojas.

El aroma sereno de la tierra mojada, Inunda al corazón de tristeza remota. Se rasgan nubes grises en el mudo horizonte. Sobre el agua dormida de la fuente, las gotas Se clavan, levantando claras perlas de espuma.

Fuegos fatuos, que apaga el temblor de las ondas. La pena de la tarde estremece a mi pena. Se ha llenado el jardín de ternura monótona. Todo el paisaje casto mi corazón transforma, En un ruido de ideas humildes y apenadas Que pone en mis entrañas un batir de palomas.

El jardín desangra en amarillo. Entre ellas el roble para muebles y carpintería, el cedro para muebles, terciados y carpintería fina, quebracho blanco para carbón, quebracho colorado para durmientes, lapacho para vigas, tirantes y tablones; urundel para postes, durmientes y tablones de menor calidad; quina para vigas, tirantes postes y muebles imitación caoba; tipa colorada símil caoba sudamericana para muebles finos; cebil para carpintería, con su madera se construían: Un informe, de la década de los cuarenta dice:.

A la depredación del Chaco salteño contribuyó la compañía inglesa "La Forestal", que comenzó a operar en el Chaco en Ese año se fusionó con la Argentine Quebracho Company y con la Santa Fe Land Company adquiriendo inmensas extensiones de tierras para la explotación de quebracho y la extracción de tanino en ingentes cantidades.

En la explotación indica las siguientes cifras: Postes de telégrafo, luz y alambrado Estas eran consumidas en los mercados de provincias vecinas y en el mercado local para el consumo cotidiano de los habitantes de las ciudades y poblados. Nueve años después se inicia un período de aprovechamiento intensivo con la instalación de cinco aserraderos situados en: En esa época la extracción de maderas por toneladas fue la siguiente:. Por esos años se creía que la industria forestal cubriría las crecientes necesidades internas de la provincia sin tener que recurrir a la importación, pero la tala indiscriminada fue tan brutal que la selva Tucumano-oranense devino en monte.

En la década de los '30 el estado provincial ofrecía desaprensivamente en alquiler fincas fiscales en la selva para la explotación maderera, sin exigir de las compañías reforestación y cuidado de evitar la depredación de las superficies arbóreas.

Selva frente Río Tarija extensión La renta de estas extensiones fiscales no podía exceder a cinco años, pero los alquileres eran renovables. Frente a la constante demanda de maderas no existía una ley de regulación para su extracción.

El diputado socialista Alfredo Palacios, después de su visita a las provincias del Norte denunciaba:. La minería en Salta no alcanzó importancia para el progreso de la economía provincial. Por una parte no se contaba con maquinarias adecuadas para la explotación. La Poma tenía depósitos, escasamente explotados de plata, borato, zinc, antimonio, cobre, azufre, sal, alumbre y tierras refractarias. Los edictos judiciales dan la impresión de la existencia de una interesante actividad minera.

Pero, en general, se trataba de pequeñas minas explotadas por aventureros "a mano de hombre" de mas o menos diez trabajadores. La paga tenía las mismas características en toda la zona rural de la provincia. Un campamento en la región de la Puna, a 4.

Los "establecimientos mineros" fueron a menudo sólo socavones en la falda de los cerros. La mayoría de los mineros no contaba con maquinaria adecuada. Las distancias, el transporte y el acuciante problema de la leña, jugaban en su contra. Los hornos de fundición eran primitivos.

Otro tanto ocurría con los morteros hechos de arena de cuarzo y arcillas que, como los hornos, tenían una duración de cuatro a seis meses. La explotación de una mina solo duraba de dos a cinco años. Existían también lavaderos de oro y plata. El oro era recogido en forma de pepitas en zonas de los Valles Calchaquíes y San Antonio de los Cobres. La plata se fundía en lingotes pequeños comercializados en Bolivia. Varios de estos mineros aventureros -ingleses, alemanes y franceses- lograron hacer fortuna con la derivación del oro hacia Bolivia.

Pedían la concesión de la mina y, al cabo de algunos años, desaparecían dejando abandonados herramientas y enseres. Estos depósitos eran explotados por los lugareños quienes extraían la sal y la cortaban con hacha en forma de grandes panes. Al parecer trataba sólo de mantener las reservas y, deliberadamente, impedía que se las trabajase, para especular con los precios en la etapa de entre guerras.

La prensa local instaba al gobierno a tomar medidas:. Pensamos que el Código de Minería no puede tolerar este abuso. Es necesario, es urgente que se exploten las borateras de La Poma. Poco tiempo después el estado provincial resolvió tomar cartas en el asunto y anunció que se terminaba con el régimen de tolerancia que beneficiaba a la Compañía Internacional de Bórax. A pesar de la medida todo quedó como antes, es decir, el borato no fue explotado por falta de interés de inversores y de mercados.

Durante las primeras décadas del siglo XX fueron frecuentes los edictos concediendo permisos para cateo de minas en casi todos los departamentos de Salta. El cuadro siguiente nos ilustra sobre la cantidad de las explotaciones mineras:. Las minas concedidas en explotación por el estado, como puede verse en el cuadro anterior, son aquellas cuyas mensuras habían sido oficialmente aprobadas. Son contados los informes posteriores sobre esa explotación minera entregada a particulares.

Sí los hay de algunas minas concedidas a pequeñas compañías. Otra actividad en crisis fue la extracción de cal. El elevado costo del transporte de leña por ferrocarril llevó al gobernador de Salta al eterno y nunca escuchado pedido de rebaja en el precio de los fletes para salvar de la quiebra a las grandes caleras de Cerrillos y General Güemes.

Como ocurría con los vinos, las caleras debían pagar doble flete por el transporte de leña: Otra de las riquezas minerales contabilizadas en la provincia eran las aguas minerales de Rosario de la Frontera, explotadas y embotelladas con el nombre de Agua Palau. En , se comercializaron en el país Propaganda contra YPF difundida por los conservadores aliados a las compañías petroleras extranjeras en la década de El rol del petróleo fue y es muy importante en las naciones productoras que trataron de defenderse de los pulpos internacionales ansiosos por el control del "oro negro".

Las multinacionales no titubearon en sostener o derribar gobiernos para acaparar las riquezas petroleras. El imperialismo, hoy llamado privatización, nos despojó, bajo el amplio pretexto de eficiencia y reducción de gastos. La lucha en defensa del petróleo provincial, ante el avance de los trust petroleros, data del 3 de octubre de El gobernador Avelino Figueroa, para tratar de preservar la riqueza petrolera, derogó los permisos de cateo.

Desde se acrecentaron los descubrimientos de petróleo. El grupo "personalista" del radicalismo, con profundo espíritu nacional, luchó por defender y preservar la riqueza petrolera. Yrigoyen, durante su mandato, al no lograr la aprobación de la Ley de Hidrocarburos por parte del parlamento, decidió crear con fecha 3 de junio de , la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, iniciando la lucha por la autarquía de dicha institución.

Explotaba una concesión en Bolivia sobre terrenos contiguos al límite argentino, fiscalizaba en los EE. En octubre de el Dr. Por su parte el Poder Ejecutivo de la provincia de Jujuy, dictó un prudente decreto suspendiendo, por el término de dos años, las solicitudes de cateo de aceites minerales, mientras se practicaban estudios por parte de la Dirección de Minas. El Almirante Manuel J. Güemes rechazó la oferta. Luego de varias conferencias con el ministro de Agricultura, dictó dos decretos: Las medidas tomadas por Adolfo Güemes tuvieron corta vida.

El petróleo volvió a convertirse en centro de disputas entre la provincia y el Gobierno Central. En reportaje realizado por Nueva Época el gobernador salteño declaró:. El Estado Federal pretende apoderarse de la riqueza privada de las provincias mediante la reforma de un artículo del Código de Minería, fundado en un presunto interés nacional.

La situación planteada en Salta llevó a un verdadero enfrentamiento entre YPF y la compañía internacional. En el campo social el dinero se gasta a manos llenas para inclinar el favor de la "alta clase" social argentina. El dinamarqués Juan B. Eskesen -que opera en la zona norte con cuartel general en Salta -ofrece fiestas sociales en su residencia de Belgrano que deslumbran[ También se comprometía a inaugurar un pozo por año. La nacionalización del oro negro implicaba para el país la compra de insumos industriales y maquinaria especializada a las metrópolis con el consiguiente endeudamiento y demora en el pago de las regalías.

La pobreza estructural de Salta, el déficit crónico y la carencia de fuentes genuinas de ingreso sirvieron de pretexto a los conservadores para llegar a acuerdos con las compañías extranjeras. YPF, por su parte, en inferioridad de condiciones, intentaba defender el patrimonio nacional en lucha con la oligarquía local, presiones de las compañías extranjeras y carencia de recursos y técnicas necesarias para la explotación petrolera.

Mosconi, impotente para continuar la lucha, se presentó en Vespucio y declaró:. De todos modos es interesante señalar que Mosconi, desesperado por demostrar la viabilidad de la empresa, mandó montar una pequeña refinería y consiguió proveer de nafta a Salta y Jujuy a veinte centavos el litro frente a los treinta y cinco centavos cobrados por la Standard.

En otra de sus visitas a Salta, el presidente de YPF tomó nota de las precarias condiciones de vida de los obreros de la empresa. Mosconi ordenó mejoras para el personal e hizo montar una planta de agua potable para uso de los obreros. En llegó nuevamente al poder la UCR y el gobernador Julio Cornejo retomó la lucha en defensa de las riquezas del subsuelo. Dejó sin efecto las concesiones otorgadas a la Standard y autorizó a YPF a continuar los cateos en las zonas petroleras de la provincia.

Por esta resolución la Standard demandó al gobierno provincial ante la Corte Suprema de la Nación. Conspicuos salteños se convirtieron en abogados de la empresa querellante. El primer abogado de la Compañía norteamericana en la provincia era un Senador Provincial; a su fallecimiento lo reemplaza un miembro del Superior Tribunal de Justicia, para luego hacerlo un hermano del Ministro de Gobierno". La administración del coronel ingeniero Mosconi, presidente de la primera comisión de YPF, había llevado adelante la empresa con tal eficiencia que, con las ganancias obtenidas y sus propios recursos pudo hacer frente -afirma el autor citado- a la perforación de nuevos pozos, instalaciones, industrias subsidiarias y pago de personal.

En vísperas del golpe militar el dirigente radical, José María Decavi 34 , publicó una carta abierta al entonces gobernador de la provincia, señor Julio Cornejo denunciando que:. También llegó a mi conocimiento que V. A partir del golpe del '30 los nuevos gobernantes metieron mano en los fondos de la empresa con el interés de mostrar que YPF era deficitaria.

Dos años después, en , la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a favor de la compañía Standard Oil y esta pudo continuar explotando los yacimientos de Salta. Como dato curioso y demostrativo de ficción federalista cabe recordar el destino del interesante invento de don Luis Giacosa. El "carburante Giacosa" hubiera significado un hito en la política de autoabastecimiento energético en el país.

Estas dos corrientes enfrentadas tenían cada una por su lado argumentos de peso para defender sus posiciones. Los conservadores que pugnaban por la privatización sostenían que era indispensable para el estado provincial el cobro inmediato del dinero entregado por las compañías extranjeras al erario provincial para solucionar las urgencias económicas, atender al pago de sueldos, salud y educación.

Los radicales, por su parte, defendían el patrimonio nacional y sostenían la necesidad de que la Nación se hiciera cargo de la explotación y administración de los recursos del subsuelo. Este enfrentamiento ideológico continuó vigente hasta la política de privatizaciones implementada durante la gestión presidencial del riojano Carlos Menem.

En las estadísticas ordenadas periódicamente en todo el país por el gobierno nacional, figura Salta como una provincia con alto nivel industrial. Consideramos que todas estas cifras fueron manipuladas y no respondían a la realidad económica de la provincia. El cuadro que sigue es un ejemplo de la extraña manipulación de datos. Estos, muestran una fantasía pues la realidad salta a la vista.

Se registran como industrias: Textiles y sus manufacturas Productos forestales y sus manufacturas Sustancias y productos químicos Cuero y sus manufacturas Metales y sus manufacturas Yacimientos, canteras y minas En Salta quedaron en funcionamiento unas pocas curtiembres para abastecer al artesanado local. Los artículos derivados del cuero cayeron en manos de intermediarios. En Salta compraban cueros salados, los llevaban a las grandes curtiembres litoraleñas y los traían curtidos, en forma de suelas y artículos manufacturados que los intermediarios colocaban en el mercado local.

Estos fueron quienes se enriquecieron con la producción y manipulación de precios. La producción tabacalera, como productora de materia prima para la fabricación de tabacos, cigarros y cigarrillos, sufría -al igual que los rubros arriba señalados- serias limitaciones por el precio del acarreo de la leña y de las altas tarifas del transporte.

En algunas zonas de los Valles Calchaquíes la plantación de viñedos y la elaboración de vino eran tradicionales. La expansión de la industria vitivinícola y la conquista del mercado local constituía toda una esperanza. En las primeras décadas del siglo XX existió la preocupación por darle impulso y conseguir que los viñateros lograran tipos de vinos selectos que pudieran competir con los de procedencia nacional y extranjera. Castellanos para tratar de lograr una industria competitiva sugirió a los bodegueros estudiasen:.

Pero mensajes y consejos no bastaban, la industria no lograba superar los serios problemas de malos caminos y falta de transporte. El ferrocarril terminaba su recorrido en Alemania a 88 kilómetros de los centros productores. Estos debían transportar el vino en carros hasta esa estación ferroviaria y, recién desde allí, en vagones hasta Salta para terminar su procesamiento o bien para la venta. En ambos casos los fletes encarecían el producto. Tan desventajosa situación hacía imposible la competencia con los vinos cuyanos.

Esta situación llevó al gobierno provincial a conceder primas a los vinos. Las primas consistían en la entrega de quinientos mil pesos anuales a los viñateros. La gente consideró odioso este privilegio que favorecía a los bodegueros, mientras la mayoría de la población vegetaba en la pobreza. En la zona tropical funcionaban dos importantes ingenios azucareros con capitales locales: Sus dueños gozaron siempre de la protección de los sucesivos gobiernos y fueron exceptuados de impuestos por cinco años, a partir de El ingenio fue una empresa de importancia en el Norte del país por contar con moderna tecnología y abundancia de mano de obra.

En sus escritos Patrón Costas recuerda que su empresa funcionaba en el corazón de la selva tropical. Contaba, por tanto, con abundancia de las excelentes maderas obtenidas por el desmonte de la selva. Para utilizar y comercializar las maderas hizo construir un gigantesco aserradero.

Fue tan vertiginosa la prosperidad de la empresa que en los años '40 sus posesiones llegaron a la enorme cifra de Un interlocutor, don Salvador, quien fuera durante treinta años empleado del ingenio San Martín del Tabacal, plantea, en su interesante testimonio, una suerte de periodización en la historia del Ingenio.

En el Ingenio me ha ido bien. De Patrón Costas se habla mucho, pero yo, cómo podría decir, para sintetizar, yo soy un agradecido de Patrón Costas, pero eso no me inhibe de decir la verdad que también he visto[ Yo todo lo que le estoy hablando es del '35 hasta el '38[ Ese año se murió el administrador, el principal del ingenio, murió [ No se puede decir otra cosa.

No, decían que era Patrón Costas el que hacía todas estas iniquidades. Era el administrador que tenían ahí y el comisario. Eran los que han cometío las mayores injusticias. Patrón Costas qué sabía, él venía una vez al año, todavía si él quería hablar con la gente, nadie lo iba a hablar, entonces quiere decir que las cosas estaban hermosas. Y se acabaron los galpones esos y el rancherío que había. Mejoró el hospital, compró ambulancias, construyó la iglesia porque el administrador anterior sólo se ocupaba de perseguir gente [ Pero al obrero lo mismo no lo saludaba, no lo veía, el obrero era una cosa, casi como un animal, un animal, lo mismo.

Bueno, cuando vino el ingeniero Eduardo iba todo bien. Mejoró sobre todo el hospital, fueron las monjas y se hicieron cargo del hospital. Esa es la pura verdad. En la ciudad fueron escasas y modestas las plantas industriales pero daban trabajo a cerca de mil obreros.

Por su importancia en el medio y en el mercado interno corresponde señalar: El tabaco debía ser sometido a un largo proceso para la elaboración de los distintos tipos de cigarrillos que se fabricaban. Su precio variaba de acuerdo a la calidad. El molino tenía usinas propias, poseía un motor de 12 caballos de fuerza y funcionaba a petróleo. Decía su fundador y presidente:.

El anuncio llenó de entusiasmo a la sociedad salteña de aquellos años. Se trataba de una sociedad anónima con directorio y accionistas. El presidente de la asociación era Gordon Leach secundado por Whigham. El diario local comentaba:. Un aplauso para los pioneros de la obra quienes sobre los terrenos de la vieja cervecería se unieron para levantar un establecimiento que representa el orgullo de Salta".

SAETA estaba preparada para elaborar textiles y aceites, lanas burdas y lanas peinadas, tejidos de algodón y de lana. Yo llegué a ser presidente del Sindicato Cristiano de Obreros Textiles porque en ese tiempo no se llamaban secretarios, sino presidentes.

Para no firmar el convenio, a los dirigentes del sindicato nos ofrecieron diez mil pesos, casa y trabajo en Buenos Aires. Pero el convenio se firmó. Cuando se abrió la destilería de Chachapoyas, instalación dependiente de YPF, por ejemplo, me ofrecieron entrar de capataz de primera. Ahí en la SAITA no era que hacíamos reclamos todos los días, se hacía una reunión al mes con la patronal para ver las falencias y la empresa nos hacía notar las falencias nuestras, los tipos que no se portaban bien, que no laburaban.

No era que yo iba a reclamar por que sí. El tipo que era canchero no iba. Había un tal Medina que era comunista. Cumplíamos el convenio y este empezó a empuar a la gente. Medina era un chango bien puesto. Yo lo hablé y me dijo: Entonces yo le dije si no te gusta te vas. Por supuesto que no dejé que lo echen como "un trapo sucio" sino que hice que lo indemnizaran. Cuando entra Xamena al gobierno se nos presentan varios problemas a nosotros, los textiles.

Primera situación que YPF no tenía combustible. En las horas que no funcionaba la usina propia de la empresa ya no había combustible. Entonces voy y me entero que la Standard tenía petróleo. Entonces le digo a Xamena: Y el gobernador me dijo no, manejalo vos". Entonces vamos y le hacemos un telegrama a Antonio Ermida que era secretario del ramo y le explicamos que YPF no tenía petróleo pero la Standard sí.

El telegrama lo enviamos a las 10 de la mañana y a las 14 hs. Pero si aquí casi no existían industrias. Tendría que haberlos escuchado. Cuando le pedimos el proyecto de ley, Xamena dijo: Xamena llamó a reunión de gabinete pero al final se negó al pedido nuestro.

Entonces, a partir de allí le agarré inquina. Entonces vamos a verlo al diputado Olivio Ríos. Estuvo de acuerdo con nosotros, pero, al final no hizo nada. Es que no les convenía y entonces levantan y se van a otra parte. No eran capitales de aquí y aparte estaban en las listas negras de las empresas de nazis. Yo conocí al presidente del Directorio que se llamaba Otto Wierkan y al síndico que se llamaba Eugenio Pirs.

Y nada se hizo frente a cuestiones totalmente antojadizas. Una industria local, mediana pero que por calidad y precios había ganado el mercado local y expandido hasta la frontera boliviana, constituía una molesta competencia para las industrias sureñas en expansión; puede ser una explicación posible para esta cuestión. Abastecía el mercado local de la industria de la construcción, al igual que otras pequeñas caleras de Cerrillos, Campo Santo y La Merced.

Las pocas que lograron una corta existencia no pudieron competir con el desarrollo y expansión del Puerto, abierto al mercado mundial. Durante los largos enfrentamientos europeos los intentos tuvieron éxito sólo por tratarse de industrias sustitutivas, pero al haber aceptado las reglas del juego impuestas por el centralismo porteño, poco a poco se incorporó al mercado capitalista dependiente.

La pequeña industria provinciana no podía competir con las empresas del Sur. La riqueza local que podía haber conformado un capital financiero provincial emigra hacia Buenos Aires y por tanto no financia empresas salteñas.

No existía una legislación adecuada que pudiera enfrentar esta situación que era estructural, pero tampoco había garantías de mercados importantes que ofrecieran ciertas ventajas a las pequeñas industrias locales. Era dable esperar que las industrias, como había ocurrido con las curtiembres y la ganadería, fueran generadas por los hacendados que se habían beneficiado con algunas mejoras en las especies ganaderas.

A esto debemos agregar que no se podía esperar desarrollo económico pues la productividad no era lo suficientemente sostenida como para justificar gastos de inversión en nuevas maquinarias. En Minetti compró la tierra y en se comenzó a edificar el edificio. Fue una incalculable fuente de trabajo para la gente de la zona y duró hasta En ese año cesó y se fue a instalar a Jujuy, a Puesto Viejo. Las instalaciones que quedaron intactas fueron saqueadas por la gente. A mí me daba muchísima rabia ver como saqueaban y me pelié con muchos vecinos por eso.

Relacionado con la economía local trabajaban en Salta una compañía extranjera prestataria de los servicios de energía y transporte tranviario, una compañía con asiento en Buenos Aires a cargo de los servicios telefónicos y unas pocas empresas de colectivos con capitales locales. Problemas denunciados constantemente por la prensa:. Queda en pie el servicio de luz eléctrica, cuyo mejoramiento debe establecerse y debe encararse el problema de las actividades telefónicas.

En provincias, en materias de servicios de esta clase siempre nos dejamos "tapar la batea" por empresas y capitales ajenos al medio Durante el mandato de Robustiano Patrón Costas se autorizó la transferencia de las concesiones de la S. En lo que respecta al tranvía, sabemos por Nueva Epoca que, hacia A pesar de estas carencias, los tranvías prestaban servicios de gran utilidad para el traslado hacia los humildes barrios suburbanos: Parada Caseros, los Cuarteles, la Estación y el barrio del río Arias.

El diario anunciaba la novedad así: En prestaban servicios de transporte de colectivos, con capitales locales, las empresas: Las necesidades económicas y comerciales de la población urbana y rural requerían la mantención de caminos, apertura de rutas, logro de rebajas en los precios del transporte y combustibles y organización para que alimentos, remedios y otros insumos llegasen a tiempo a los mercados locales.

Por medio de la red de transportes y modernización de las redes camineras se buscó la integración campo- ciudad para unificar el mercado provincial y comunicar a éste con el mercado nacional. El diagrama en forma de abanico -originario de los ferrocarriles y luego de las rutas- convergente sobre Buenos Aires, se sabe que no es casual. La escasa red de comunicaciones con que contaba la provincia hizo que fuera preocupación constante de los gobiernos la mejora y construcción de caminos y puentes.

A pesar de los informes laudatorios preparados por los distintos gobernantes, los caminos y carreteras continuaban polvorientos, estrechos y se convertían, con las lluvias, en verdaderos lodazales difíciles de transitar. Hubiera sido necesaria una planificación integral y coherente de las líneas de transporte y comunicaciones para unir las diversas y aisladas zonas de la provincia.

Esto hubiera permitido alcanzar un mayor volumen comercial, celeridad en la extracción y salida de recursos. Nada se hizo y la campaña permaneció, como siempre, en total abandono. Resolvimos tratar los diferentes medios de comunicación existentes en aquella época por separado.

De todas formas señalaremos sólo los rasgos fundamentales de los medios existentes en la Salta de entonces. Lamentablemente no lo fue. Década de - Fototeca del Museo de la Ciudad. La prolongación de las vías férreas permitió la llegada del ferrocarril a Salta en , medio de comunicación y transporte visto -por el imaginario colectivo- como un hito y mito del progreso y la panacea que terminaría con la pobreza provinciana.

Si bien los ferrocarriles trajeron cambios profundos provocaron, como todo cambio estructural, el sufrimiento y la pobreza de los individuos que continuaron cautivos de la economía tradicional: Los caminos de acero terminaron, también, con sectores del aparato productivo y con las redes que unían los mercados de consumo local.

No sólo introdujeron productos industriales sino también alimenticios como carne, harina, cereales, frutas y frutas secas, dulces, golosinas, etcétera. Durante su mandato, el gobernador Castellanos consiguió que la Nación invirtiera quinientos mil pesos para completar el trazado ferroviario Talapampa-Alemania, importante para la comunicación, transporte de pasajeros, envío de correspondencia y algo de carga. Pero no solucionó en absoluto el aislamiento de los Valles Calchaquíes ni de su promisoria industria vitivinícola y de especias ají, pimentón y pimienta.

Hacia , el ferrocarril "Central Norte", propiedad del Estado nacional, nos unía con Buenos Aires, Formosa, las provincias vecinas y llegaba hasta los límites de la frontera con Bolivia, por Yacuiba. En toda la región se sentía la urgencia por conseguir del gobierno central la rebaja en el precio de los fletes. Así podrían abaratarse los envíos al puerto de Buenos Aires y a otros centros importantes del país de petróleo y sus derivados, vinos, tabacos y maderas extraídas en la provincia.

El petróleo crudo y la leña -materias primas indispensables para el movimiento ferroviario- se extraían de esa zona. El petróleo crudo era transportado a las refinerías de La Plata y de allí volvían a traerse los productos derivados. Este ir y venir enriquecía a los intermediarios, encarecía el transporte y empobrecía a la provincia. Por el otro, la mentalidad provinciana no alentaba tamaña aventura.

Si pensamos en los sueldos cobrados por la mayoría de los salteños, un viaje en tren -a la Capital Federal- era impensable. Nuevamente se puso la esperanza en el ferrocarril que haría posible la salida a los mercados chilenos por medio del Huaytiquina, obra iniciada en el gobierno de Yrigoyen.

En el mitin popular realizado en , en pro de la construcción del ferrocarril con salida al Pacífico, decía:. Es necesario que todos se enrolen en el nuevo partido que debemos formar en Salta: Existía en las provincias del Norte urgencia por solucionar los problemas acuciantes que afectaban sus economías. A la convocatoria respondieron seis gobernadores que acudieron a Salta en junio de La construcción de esta monumental vía férrea se paralizó por el golpe militar de y recién sería concluida con el cambio político propiciado por el gobierno de Juan Domingo Perón.

Las obras del Huaytiquina atrajeron a trabajadores de todo el mundo. La situación internacional de la Gran Guerra y la entreguerra provocó la llegada de miles de refugiados y la gente tejió un sinfín de rumores acerca de famosos personajes mimetizados entre los trabajadores. Tal el caso del mariscal Tito. Con tales sacrificios, algunos tenaces inmigrantes lograron amasar un pequeño capital para instalarse con negocio o comprar una finquita.

El tendido de las vías férreas con salida al Pacífico dio vida a una extensa región. A los 27 años, cuando me casé. En el año '39 estaban haciendo la línea del Huaytiquina y ellos vendían chorizos, arrollados, queso de chancho, jamones, panceta.

Todo eso se llevaba para "arriba". A los obreros les pagaban bastante bien así que había mucho movimiento en el pueblo.

Ahí trabajaban muchos inmigrantes que sabían, que venían como técnicos y capataces, con altos cargos a trabajar y ganaban muy bien.

Sí, antes de trabajar en el ingenio, cuando era mas changuito, tendría unos 12 años, trabajé en el Huaytiquina, con mi hermano José y también trabajaba el hermano mayor, Francisco. José y Francisco eran operarios de taller pero yo era un ayudante y me daban unas chirolas por día. No era el sueldo de la empresa, sino que eso me pagaba el remachador que hacía los remaches "al rojo".

Haciendo ese trabajo estuve casi un año. El Huaytiquina le pagaba bien a la gente y en ese tiempo había salido la ley del salario mínimo, que puso Yrigoyen. El campamento central del Huaytiquina estaba en Quijano y el capataz general que estaba en ese tiempo era un gallego gordo de apellido Lafuente.

Estas fueron el telégrafo, el teléfono y la radio. Hacia la expansión de estos medios de comunicación alcanzó un ritmo acelerado por la reactivación y bonanza económica. Desde los Estados Unidos de Norte América el telégrafo se expandió. El Estado-nación lo implementó como cuestión estratégica de unidad nacional para comunicarse con las provincias y a éstas entre sí.

La adopción del sistema Morse como código universalmente utilizado hizo posible la transmisión rapidísima de mensajes. A fines del siglo XIX, la ciudad de Salta contaba con una oficina central atendida por un jefe a cargo de ocho empleados. En el interior de la provincia habían once oficinas con tres empleados cada una jefe guarda hilo, administrador de Correos y mensajero cartero.

La instalación del telégrafo fue un avance notable en las comunicaciones. Esas oficinas tenían en servicio empleados. Las dependencias del interior contaban con empleados y 66 encargados de estafeta. En conjunto sumaban empleados. Trabajar en Correos y Telégrafos implicaba por aquellos años, una serie de beneficios: La compañía privada de teléfonos del pionero salteño Celso López, comenzó adquiriendo precarias instalaciones que venían operando desde fines del siglo XIX con usuarios de la ciudad capital y de la campaña.

Don Celso logró reactivar las instalaciones y fundar una próspera empresa. La compañía se mantuvo como empresa de la familia López por cerca de treinta años. En , se desprendieron del negocio y lo vendieron a la "Compañía Telefónica Argentina". Abrió sus puertas con 1. Hacia hicieron su aparición en Salta los aparatos de radio a galena.

Eran bastante limitados porque tomaban la corriente de la atmósfera a través de una antena bien construida para cada uno de los aparatos. Su labor fue continuada en por Radio Norte, emisora particular que realizaba una excelente labor de divulgación informativa, comercial-artística y pertenecía a Juan Caramés, otro de los pioneros de la prensa oral en Salta.

Cuando esta emisora comenzó a funcionar para las provincias del Norte, tan sólo existían aparatos de radio entre Salta y Jujuy. A fines de , cuando dejó de funcionar, los aparatos habían aumentado a diez mil. La clausura de Radio Norte dejó una sensación de vacío en el ambiente. Tiempo después, el estado provincial compró sus muebles y maquinarias y, en , habilitó con ellos LV9 Radio Provincia de Salta.

En los pueblos sin servicio de corriente eléctrica era frecuente escuchar radios a batería, posesión de algunos privilegiados.

En las memorias de Zulema Usandivaras de Torino puede leerse el significado revolucionario de la radio. Doña Ceferina nos recuerda que en medio de la soledad de Tolar Grande, localidad perdida en la Puna salteña, se enteró del golpe militar de y luego escuchó emocionada, por primera vez, el mensaje del coronel Perón.

Yo estaba con la radio prendida, en la cocina y no me perdía los discursos de Perón, ahí, en Tolar Grande, en la cordillera. Por eso le digo que no me perdía discurso de Perón y lloraba porque parecía que Perón sabía lo que yo había pasado, lo que había sufrido en la vida.

Doña Emma, docente de 80 años, recuerda como irrumpió la radio en los hogares de su pueblo natal. Por supuesto, la radio tuvo una importancia social impresionante.

Fue uno de los medios masivos de comunicación imprescindible en todos los hogares. En Humahuaca, por entonces un pueblito pequeño de clima muy frío, la radio reunía a las abuelas todas las tardes en torno al fuego, del bracero primero y de los calentadores y estufas eléctricos después, para escuchar los capítulos de interminables novelones. Se maravillaban con los comentarios sobre modas, casamientos reales y nobiliarios de la vieja Europa. Beethoven irrumpió a través de altoparlantes colocados en la torre del Cabildo del pueblo.

Lo curioso de esta costumbre pueblerina fue la influencia indirecta ejercida sobre las bandas de sikuris y tocadores de quena. Todos ellos tenían, musicalmente hablando, "oído absoluto". Las abuelas no se interesaban por esos temas.

La Segunda Guerra Mundial dividía las opiniones en dos bandos: La publicidad adquirió dimensiones insospechadas y los productos ofrecidos invadieron todos los hogares. Lo que piensan las mujeres Aramburu Lecaros, Helena 1 versión Obra. Lo varonil y lo femenino Ordóñez Ferrer, Casilda 1 versión Obra.

Mujer nueva Santa Eulalia, Mary G. Mujer, viento y ventura Alegría, Juana Armanda 1 versión Obra. Mujeremprendedora Sevilla 1 versión Obra. Mujeres Madrid 1 versión Obra. Nacida de mujer Rich, Adrienne 1 versión Obra. Ni blanco ni negro, gris Celeste Speroni, Lía 1 versión Obra. Qué es la mujer Gómez Ortiz, Manuel 1 versión Obra. Ruega por nosotras Villar Otón, Mariluz 1 versión Obra.

Ser dona avui Empez, Tania 1 versión Obra. Ser mujer Nin, Anaïs 1 versión Obra. Ser mujer, destino o decisión Leebeeck, Maria de 1 versión Obra. Taschenbuch für die Damen Poppenberg, Felix 1 versión Obra.

The first sex Fisher, Helen E. The women Ghose, Aurobindo 1 versión Obra. To be a woman 1 versión Obra. Tres ensayos sobre la mujer Ortega y Gasset, José 1 versión Obra. Veinte cartas a una mujer de hoy en día Soubiran, André 1 versión Obra.

Viva Lima 1 versión Obra. When mother comes home for Christmas 1 versión Obra. Women an anthropological view Kessler, Evelyn S. Libre de les dones Eiximenis, Francesc 1 versión Obra. Potenciano y Salvador, Juan José 1 versión Obra. Avisos a las doncellas cristianas Antonio María Claret, 1 versión Obra. Essai sur le caractère, les moeurs et l'esprit Thomas, Antoine Léonard 1 versión Obra. Le livre des trois vertus Christine de Pisan 2 versiones Obra. De claris mulieribus Boccaccio, Giovanni 5 versiones Obra.

Women and home Marden, Orison Swett 1 versión Obra. Sesame and lilies Ruskin, John 2 versiones Obra. La virtud en el estrado Paz, Juan de 1 versión Obra. Enseñanzas femeninas Hierro y Marmol, Castor 1 versión Obra.

La mujer en la sociedad moderna Acosta de Samper, Soledad 1 versión Obra. La educación de las mujeres en la España Ballarín Domingo, Pilar 1 versión Obra. El diari lila de la Carlota Lienas, Gemma 3 versiones Obra. Master dating Helmanis, Lisa 1 versión Obra. La emancipación de la mujer Novicow, Jacques 1 versión Obra.

La mujer del porvenir Arenal, Concepción 1 versión Obra. Libro titulado vida política de todos los Cerda, Juan de la 2 versiones Obra. Tratado teórico y clínico de enfermedades de Gómez Torres, Antonio 1 versión Obra. Trabajo de mujeres y niños en establecimientos Tratado elemental completo de las enfermedades Oms y Garrigolas, Luis 1 versión Obra. Código penal, España 7 versiones Obra. De institutione feminae christianae Vives, Juan Luis 6 versiones Obra.

Palabras para la igualdad 5 versiones Obra. L'infern de Marta Alapont, Pasqual 5 versiones Obra. A room of one's own Woolf, Virginia 5 versiones Obra.

Plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres, España 4 versiones Obra. Libere di stare bene La Marca, Lidia 4 versiones Obra. Declaración de los derechos del niño Naciones Unidas 4 versiones Obra. Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer 4 versiones Obra.

The subjection of women Mill, John Stuart 3 versiones Obra. Solas Alborch, Carmen 3 versiones Obra. Proyecto "Unidas en Europa" 3 versiones Obra. Mulieris dignitatem Iglesia Católica 3 versiones Obra. Le livre de la cité des Dames Christine de Pisan 3 versiones Obra. IV Plan para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, España 3 versiones Obra. Estudio sobre las medidas adoptadas, por los estados miembros de la Unión Europea, para luchar contra la violencia hacia las mujeres Díaz-Aguado Jalón, María José 3 versiones Obra.

Defiende tus derechos Martín María, Belén 3 versiones Obra. A vindication of the rights of woman Wollstonecraft, Mary 3 versiones Obra. Women's rights Gaag, Nikki van der 2 versiones Obra. Women in ancient Egypt Robins, Gay 2 versiones Obra. Virtudes de mujeres Plutarco 2 versiones Obra. Violencia, tolerancia cero Mateos Inchaurrondo, Ainoa 2 versiones Obra. Violence conjugale Hirigoyen, Marie-France 2 versiones Obra. Vindication of the rights of woman Wollstonecraft, Mary 2 versiones Obra.

Una mirada a la muyer na historia Vega, Consuelo 2 versiones Obra. Un ventre plat pour la vie Clergeaud, Chantal 2 versiones Obra. Un burka por amor Monforte, Reyes 2 versiones Obra. Tu sexo es tuyo Béjar, Sylvia de 2 versiones Obra. Tratado en defensa de las mujeres virtuosas Valera, Diego de 2 versiones Obra. Trabajadoras Nash, Mary 2 versiones Obra. Three cups of tea Mortenson, Greg 2 versiones Obra. The good women of China Xinran 2 versiones Obra.

The gender perspective in Africa Tiagha, Hannah N. The feminine character Klein, Viola 2 versiones Obra. Storia delle donne 2 versiones Obra. Scheherazade goes West Mernissi, Fatima 2 versiones Obra. Rebels, ni putes ni submises Lienas, Gemma 2 versiones Obra.

Plan foral para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y políticas de género Vizcaya 2 versiones Obra.

Pla integral per la igualtat d'oportunitats, Barcelona Provincia 2 versiones Obra. Picking up the pieces 2 versiones Obra. NOW 2 versiones Obra. Mulierum graecarum quae oratione prosa usa sunt fragmenta et elogia Wolf, Johann Christian 2 versiones Obra.

Mujeres españolas Madariaga, Salvador de 2 versiones Obra. Mujer liberada, hombre cabreado Rahola, Pilar 2 versiones Obra. Naciones Unidas 2 versiones Obra.

Medieval women Power, Eileen 2 versiones Obra. Mary and misogyny Boxer, C. Mariée de force Leila 2 versiones Obra. Maria Wollstonecraft, Mary 2 versiones Obra. Manual network gender 2 versiones Obra.

Maltrato, un permiso milenario Kipen, Ana 2 versiones Obra. Le rôle de la persane dans l'Iran traditionel Mazahéri, Aly 2 versiones Obra. Le monde des femmes Touraine, Alain 2 versiones Obra. La violencia doméstica Alberdi, Inés 2 versiones Obra. La violencia de género explicada a mi hijo Zacarés Pamblanco, Amparo 2 versiones Obra. La razón feminista Falcón, Lidia 2 versiones Obra.

La mujer y el deporte en Euskadi Abanda, Gloria 2 versiones Obra. La femmme au temps des cathédrales Pernoud, Régine 2 versiones Obra. La femme dans la Grèce antique Mossé, Claude 2 versiones Obra. La desgracia de ser mujer Regàs, Rosa 2 versiones Obra. L'inoculation du bon sens Sélis, Nicolas-Joseph 2 versiones Obra. Kama-sutra para la mujer Gallotti, Alicia 2 versiones Obra.

Jardín de nobles doncellas Córdoba, Martín de 2 versiones Obra. Io, Safiya Hussaini, Safiya 2 versiones Obra. II plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres, España 2 versiones Obra. I plan de igualdad de oportunidades para mujeres y hombres de la Comunidad Foral de Navarra Navarra Comunidad Autónoma 2 versiones Obra. I Plan municipal para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres Valencia 2 versiones Obra.

Gender and modernization in the Spanish realist novel Labanyi, Jo 2 versiones Obra. Encyclopédie politique et historique des femmes 2 versiones Obra. Galdós and the ideology of domesticity in Spain Aldaraca, Bridget A. El grito silenciado Tortajada, Anna 2 versiones Obra. Duemilaeuna 2 versiones Obra. Dones i llenguatge Morant, R. Dona alliberada, home emprenyat Rahola, Pilar 2 versiones Obra. Deixa'm acabar Santos, Care 2 versiones Obra.

De la resistencia y la deportación Català, Neus 2 versiones Obra. Curious pursuits Atwood, Margaret 2 versiones Obra. Celebrate your womanhood therapy Katafiasz, Karen 2 versiones Obra. Íbamos a ser reinas Varela, Nuria 1 versión Obra. Être musulmane, aujourd'hui Dif, Malika 1 versión Obra. Égalité des chances et négociations collectives en Europe Bercusson, Brian 1 versión Obra. Écrire l'histoire des femmes Thébaud, Françoise 1 versión Obra.

Dupont, Béatrice 1 versión Obra. Rodríguez, Nora 1 versión Obra. Casco Martín, Beatriz 1 versión Obra. Burgos, Carmen de 1 versión Obra. Cabrera, Jorge Mario 1 versión Obra. Lecarme, Philippe 1 versión Obra. Ruiz Franco, Rosario 1 versión Obra. Schütz, Walter 1 versión Obra. Guerra, Paz 1 versión Obra.

García Cobacho, Juan 1 versión Obra. Mujeres de leyenda 1 versión Obra. Diego, Rosa de 1 versión Obra. Martos Rubio, Ana 1 versión Obra. Zhongguo hao nü ren Xinran 1 versión Obra. Yuen fen "destí" Nievas, Marcela 1 versión Obra. Yoga sexy Cébert, Laurence 1 versión Obra. Xenia Santiago de Compostela 1 versión Obra. Writers and heroines 1 versión Obra. World atlas of gender equality in education 1 versión Obra. Women, social order, and the city Hellerstein, Erna Olafson 1 versión Obra.

Women, reading, and piety in late medieval England Erler, Mary C. Women, production and patriarchy in late medieval cities Howell, Martha C. Women, food and desire Jamieson, Alex 1 versión Obra. Women, a bibliography of bibliographies Ballou, Patricia K. Women's voices 1 versión Obra. Women's trouble Trickey, Ruth 1 versión Obra.

Women's studies Ritchie, Maureen 1 versión Obra. Women's studies Gilbert, Victor Francis 1 versión Obra. Women's sexualities Ellison, Carol Rinkleib 1 versión Obra. Women's rights at work Meehan, Elizabeth M. Women's pictures Kuhn, Annette 1 versión Obra.

Women's movements in international perspective Molyneux, Maxine 1 versión Obra. Women's intuition Reeves, Paula M. Women's health 1 versión Obra. Women's health Weil, Andrew 1 versión Obra.

Women's encyclopedia of health and emotional healing Foley, Denise 1 versión Obra. Women's employment and welfare regimes Orloff, Ann Shola 1 versión Obra. Women's bodies, women's wisdom Northrup, Christiane 1 versión Obra. Women without men Jansen, Willy 1 versión Obra. Women who think too much Nolen-Hoeksema, Susan 1 versión Obra.

Women who run with the wolves Estés, Clarissa Pinkola 1 versión Obra. Women who love too much Norwood, Robin 1 versión Obra. Women who live evil lives Few, Martha 1 versión Obra.

Women remembered Tinling, Marion 1 versión Obra. Women reinventing globalisation 1 versión Obra. Women on top Friday, Nancy 1 versión Obra. Women on the way up Estados Unidos 1 versión Obra. Women on the margins Davis, Natalie Zemon 1 versión Obra. Women of the prologue Nadeau, Carolyn A.

Women of ideas and what men have done to them Spender, Dale 1 versión Obra. Women of grace Parbury, Kathleen 1 versión Obra. Women in the world of work Nuss, Shirley 1 versión Obra. Women in the medieval town Uitz, Erika 1 versión Obra.

Women in the development process Saulniers, Suzanne Smith 1 versión Obra. Women in the ancient world Clark, Gillian 1 versión Obra. Women in the age of economic transformation 1 versión Obra. Women in sport Shoebridge, Michele 1 versión Obra. Women in scientific careers Schwartz, Bella 1 versión Obra. Women in nineteenth-century Europe Fuchs, Rachel G. Women in myth Knapp, Bettina Liebowitz 1 versión Obra. Women in medieval life Labarge, Margaret Wade 1 versión Obra.

Women in early medieval Europe, Bitel, Lisa M. Women in cultures of the world Hammond, Dorothy 1 versión Obra. Women in antiquity, an annotated bibliography Goodwater, Leanna 1 versión Obra.

Women in England, Lewis, Jane 1 versión Obra. Women in Cuba Randall, Margaret 1 versión Obra. Women in Athenian law and life Just, Roger 1 versión Obra. Women in America Haber, Barbara 1 versión Obra. Women in Africa 1 versión Obra.

Women at work Fodor, Éva 1 versión Obra. Women and the rise of the novel, Donovan, Josephine 1 versión Obra. Women and the book trade in sixteenth-century France Broomhall, Susan 1 versión Obra. Women and spirituality King, Ursula 1 versión Obra. Women and sometimes men Scott-Maxwell, Florida 1 versión Obra. Women and love Hite, Shere 1 versión Obra. Women and literature, Bradbrook, M. Women and law in classical Greece Sealey, Raphael 1 versión Obra.

Women and human development Nussbaum, Martha Craven 1 versión Obra. Women and health 1 versión Obra. Women and film Kaplan, E. Ann 1 versión Obra. Women and desire Young-Eisendrath, Polly 1 versión Obra. Womanhood under chinese communist control Su, Hui 1 versión Obra. Woman's mysteries Harding, Esther 1 versión Obra. Woman's fiction Baym, Nina 1 versión Obra.

Woman's book of confidence Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. Woman as force in history Beard, Mary Ritter 1 versión Obra. Woman and mental health Cromwell, Phyllis E. Woman and gender in Renaissance tragedy Callaghan, Dympna 1 versión Obra.

Woman Angier, Natalie 1 versión Obra. Woman Donaldson, James, 1 versión Obra. Ali, Miriam 1 versión Obra. With all her might Wilson, Gretchen 1 versión Obra.

Witches, midwives, and nurses Ehrenreich, Barbara 1 versión Obra. Wie Frauen fremdgehen Runte, Gisela 1 versión Obra. Why women need chocolate Waterhouse, Debra 1 versión Obra. Why women have sex Meston, Cindy M. Why woman worry Handly, Jane 1 versión Obra. Why movements succeed or fail Banaszak, Lee Ann 1 versión Obra. Why feeling bad is good Knight, Linsay 1 versión Obra. Why do I think I am nothing without a man? Russianoff, Penelope 1 versión Obra.

Why are we still waiting? The struggle for women's human rights 1 versión Obra. Where the meanings are Stimpson, Catharine R. What's the point of revolution if we can't dance? Barry, Jane 1 versión Obra. What your mother never told you about sex Hutcherson, Hilda 1 versión Obra. What wives wish their husbands knew about women Dobson, James C.

What is gender history? What every woman should know Nachtigall, Lila 1 versión Obra. What do women want? Bergner, Daniel 1 versión Obra. Wellnes Pittroff, Uschka 1 versión Obra. Weibsbilder Peters, Michaela 1 versión Obra. We can make it. Epstein, Susan 1 versión Obra. Warum nur davon träumen? Berger, Alexandra 1 versión Obra. Warrior goddess training Amara, HeatherAsh 1 versión Obra.

War, women and children in ancient Rome Evans, John K. Vosotras y el deporte Gómez Ortiz, Manuel 1 versión Obra. Vocaciones femeninas Rey, Juan 1 versión Obra. Visibilización de la violencia de género a través del procedimiento judicial seguido por malos tratos Mora Crovetto, María Victoria 1 versión Obra.

Virtuosa, pero no perfecta Rosies, Toos 1 versión Obra. Violencia doméstica y juicio de faltas Pozo Pérez, Marta del 1 versión Obra. Violencia doméstica Coronado Rubio, Marta 1 versión Obra.

Violencia de género Oliver, Esther 1 versión Obra. Violencia contra las mujeres con resultado de muerte en el municipio de Madrid Arteta Rodríguez, Enriqueta 1 versión Obra. Violencia contra las mujeres Carracedo Bullido, Rosario 1 versión Obra. Violencia contra la mujer en la pareja Medina Ariza, Juanjo 1 versión Obra.

Violence against women in armed conflict 1 versión Obra. Comisión Interamericana de Mujeres 1 versión Obra. View from another closet Bode, Janet 1 versión Obra. Vie des amoureuses illustres Hemmert, Danielle 1 versión Obra. Vidas de mujeres andalusíes Marín, Manuela 1 versión Obra. Victorian ladies at work Holcombe, Lee 1 versión Obra. Viajes Sornosa, Maruja 1 versión Obra. Venezuela se hace a la mar Pérez, Carlos Andrés 1 versión Obra.

Veinticinco siglos de belleza femenina Clarasó, Noel 1 versión Obra. Veinte años de políticas de igualdad Astelarra, Judith 1 versión Obra. Valores cognitivos y contextuales en periodo de ciencia normal: Vaginas, an owner's manual Livoti, Carol 1 versión Obra. Vagina Wolf, Naomi 1 versión Obra. Urgent message from mother Bolen, Jean Shinoda 1 versión Obra.

Unveiling India Jung, Anees 1 versión Obra. Unveiling Eve Rosen, Tova 1 versión Obra. United Nations Decade for Women. Una revisión de la modernidad desde la perspectiva de género Rodríguez, María Pilar 1 versión Obra.

Una mujer, cada mujer Abascal, Adriana 1 versión Obra. Una juez frente al maltrato Raimunda de Peñafort 1 versión Obra. Una década trabajando en la erradicación de la violencia de género en Cantabria Cagigas Arriazu, Ana D. Un programma di azione positiva 1 versión Obra. Un libro para mis hijas Onimus, Jean 1 versión Obra. Un encuentro con el placer Ramos Brieva, J. Un diritto per due Pitch, Tamar 1 versión Obra.

Un attimo, sono nuda Corradin, Roberta 1 versión Obra. Técnicas del comportamiento sexual de la mujer Malewska, Hanna 1 versión Obra. Técnicas avanzadas para volver loco a tu hombre en la cama Robbins, Tina 1 versión Obra. Tu seguridad nos importa Velasco Riego, Luisa 1 versión Obra. True Catholic womanhood Morcillo, Aurora G. Tribunal internacional de derechos de las mujeres 1 versión Obra. Treballs de dones Díez Jiménez, Maribel 1 versión Obra.

Treballadora Barcelona 1 versión Obra. Trayectorias personales y profesionales de mujeres con estudios tradicionalmente masculinos Elejabeitia, Carmen 1 versión Obra. Travaill et emploi des femmes Maruani, Margaret 1 versión Obra.

Tratamiento penal de la violencia doméstica contra la mujer 1 versión Obra. Tratado romano de estética y belleza Merino, Julio 1 versión Obra. Tratado elemental de sexualidad femenina para la recta educación del varón adolescente Gulliver 1 versión Obra. Tratado elemental de las enfermedades de la mujer y del niño Fabre, Antoine-François 1 versión Obra. Tratado de enfermedades de mugeres y niños Fabre, Antoine-François 1 versión Obra. Transgresoras Gara, Olvido 1 versión Obra.

Trabajos duros de la mujer Bayo, Eliseo 1 versión Obra. Trabajo nocturno de las mujeres en la industria Oficina Internacional del Trabajo 1 versión Obra. Toward an intellectual history of women Kerber, Linda K. Toward a new psychology of woman Miller, J. Baker 1 versión Obra. Toma la palabra Torrejón de la Calzada 1 versión Obra.

Today's woman in tomorrow's world Estados Unidos 1 versión Obra. Todas estamos despiertas Randall, Margaret 1 versión Obra. Tipologías femeninas Wolf, Karen 1 versión Obra. Tiempo de mujer Tineo 1 versión Obra. Through a woman's I Addis, Patricia K.

Things your mother never told you-- McGilvary, Marion 1 versión Obra. The wounded woman Leonard, Linda Schierse 1 versión Obra. The women's spirituality book Stein, Diane 1 versión Obra. The women we become Thomas, Ann G. The woman's way Brown, Regan Marie 1 versión Obra. The woman's book of soul Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman's book of creativity Ealy, C.

Diane 1 versión Obra. The woman's book of courage Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman's book of confidence Thoele, Sue Patton 1 versión Obra. The woman who dreams herself Field, Pamela Anne 1 versión Obra. The woman of the Renaissance King, Margaret L. The whole woman Greer, Germaine 1 versión Obra. The way of woman Luke, Helen M.

The way of the happy woman Stover, Sara Avant 1 versión Obra. The subordinate sex Bullough, Vern L. The story of V Blackledge, Catherine 1 versión Obra. The story of Ruth Chittister, Joan 1 versión Obra. The status of the unmorried mother Naciones Unidas 1 versión Obra. The state of women in the world Seager, Joni 1 versión Obra. The spectacular modern woman Conor, Liz 1 versión Obra.

Prostitutas burela niñas rameras -

Pastor que vas, pastor que vienes. Siento en mi carne la implacable brasa del pecado. La sangre no tiene puertas en vuestra noche boca arriba. Remansillo Me miré en tus ojos pensando en tu alma. Ecos de una voz quemada que viene de lejos como una corriente de sombra. Yo me alejé de tu lado queriéndote sin saberlo.

: Prostitutas burela niñas rameras

SE BUSCAN PROSTITUTAS PROSTITUTAS RECOGIDAS GRANADA Y son las gotas: En el soto, los alamillos bailan uno con otro. Women at work Fodor, Éva 1 versión Obra. La luna le ha comprado pinturas a la Muerte. El fondo un campo de nieve. Naciones Unidas 2 versiones Obra.
Prostitutas para menores prostitutas a domicilios Prostitutas en flickr baile de prostitutas
Prostitutas que follan paginas porno de prostitutas negras Prostitutas rusas barcelona prostitutas valladolid
Los bueyes siempre van suspirando por los campos de Ruth en busca prostitutas burela niñas rameras vado, prostitutas nigerianas en zaragoza prostitutas iv eterno vado, borrachos de luceros a rumiarse sus llantos. Eskesen -que opera en la zona norte con cuartel general en Salta -ofrece fiestas sociales en su residencia de Belgrano que deslumbran[ Natural hormone balance Olivier, Suzannah 1 versión Obra. Tres ensayos sobre la mujer Ortega y Gasset, José 1 versión Obra. Sonó la hora en la selva. Women an anthropological view Kessler, Evelyn S. Mujeres españolas Madariaga, Salvador de 2 versiones Obra.

0 thoughts on “Prostitutas burela niñas rameras

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *